El día mundial de los animales se recuerda cada 4 de octubre desde 1931 y tiene el objetivo de recordar la importancia de la conservación de las especies animales en el planeta. La historia que une al patrono de los ecologistas con esta conmemoración


El monje que caminaba con sandalias y vestía una túnica marrón tenía la capacidad de comunicarse con los animales. Esa es la afirmación que hacen de él los relatos sobre su vida que también aseguran que “fue la primera persona capaz de concebirse a sí mismo en relación con las demás especies de la Tierra”, a las que consideraba ‘criaturas de Dios’”.

705 años después de su muerte y ante un peligro inminente, un grupo de ecologistas reunidos en Florencia, Italia, celebraron una convención para alertar sobre las especies que estaban al borde de la extinción. Corría 1931 y concluyeron que era necesario proteger a las especies animales que ya estaban desapareciendo, así determinaron que habría un día al año para reflexionar sobre ello: se instauró el 4 de octubre como el “Día Mundial de los Animales”.

La fecha toma los primeros minutos del fallecimiento de Francisco de Asís, a quien en 1980 el papa Juan Pablo II declaró “Patrono de los animales y de los ecologistas”.

Durante esta celebración, en varias iglesias del mundo se realiza la “Misa de Bendición de Animales” para las especies domésticas que llegan junto a sus familias; otras permiten el ingreso de perros que viven en las calles para bendecirlos y darle unas horas de cobijo.

Fuente: Infobae

Compartí: