El último ejemplar de esta especie del que hay registro murió en 1936 y se llamaba Benjamín.


Se creía que el tigre de Tasmania se había extinguido hace 80 años. Pero en los últimos tiempos, ocho avistamientos pusieron en duda esa teoría, de acuerdo a lo que informó el Gobierno de Australia.

Según el documento oficial publicado por el Departamento de Industrias Primarias, Parques, Agua y Medio Ambiente de Tasmania, vieron ocho veces en los últimos tres años a ejemplares de esta especie en diferentes lugares del estado australiano.

Una pareja que estaba de vacaciones en Australia Occidental y visitó la isla de Tasmania en febrero observó a una de estas criaturas cruzar la calle en la ruta por la que viajaban. “El animal volvió, miró el auto un par de veces, durante 15 segundos. Las personas están seguras de que vieron a uno”, aseguró el informe.

El reporte cita otros casos. Como cuando en 2017 otro conductor observó a una figura felina. “Parecía un gato, pero muy grande”, dijo el hombre. La misma conclusión que sacó una mujer hace tres meses que se topó con un animal similar. “Nunca vi nada tan parecido al tigre de Tasmania”, aseguró.

En 1936 había muerto el último tigre de Tasmania

Los especialistas en fauna australiana creían que el carnívoro marsupial rayado se había extinguido en 1936, cuando murió el último del que se tenga registro en el zoológico de Hobart. Se llamaba Benjamín.

El thylacinus cynocephalus tiene una contextura parecida a un gato grande, mezclada con un zorro y un lobo. Su pelaje es amarillento, tiene mandíbulas fuertes y una de sus características más particulares es que tiene una bolsa para llevar a sus crías, al igual que los canguros.

En el siglo XIX los colonos europeos que llegaron a esa región mataron a miles de estos animales porque atacaban a las ovejas. Pero lo que condenó a la especie, según un estudio de la revista Journal of Biogreography de 2017, fue el cambio climático provocado por la corriente de El Niño.

Fuente: TN

 

Compartí: