En medio de las protestas que se desataron en las calles de Bolivia por las elecciones presidenciales, la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) asentó su postura e hizo un pedido claro en relación a la posibilidad de fraude. " Hay indicios de fraude en los datos transmitidos", dijeron los obispos bolivianos en un comunicado.


“Nos parece observar, junto con muchos ciudadanos, indicios de fraude en los datos transmitidos“, indicó la CEB. Y agregó: “Respeten la voluntad del pueblo”, a la vez que solicitó a las autoridades del Tribunal Supremo Electoral Plurinacional cumplir con su deber de “árbitro imparcial del proceso electoral”.

Entre los indicios que observaron enumeraron “la total ausencia de coincidencia con el conteo rápido realizado por la empresa Vía Ciencia junto a la sospechosa interrupción del recuento provisional de votos en la noche poselectoral, denuncias e imágenes de hechos, que se sitúan al margen del respeto a la legalidad”, señaló la CEB.

La Iglesia boliviana también expresó su “fuerte preocupación y sorpresa” por lo ocurrido y por la reacción de la OEA. Por eso, denunciaron “el cambio drástico y difícil de justificar en la tendencia de los resultados preliminares conocidos tras el cierre de las urnas”. “Llamamos a los veedores internacionales a cumplir su misión de vigilar la transparencia del proceso electoral en respeto al pueblo y a los principios de la democracia, más aún cuando uno de ellos, la Unión Europea, ha financiado el Sistema de Transmisión Rápida de Conteo, que debe ser utilizado correctamente para la veracidad del proceso y la tranquilidad de los votantes”, apuntó la CEB.

Por último, analizó que Bolivia transita un camino que agrava la crisis de credibilidad y que este escenario puede derivar en mayores focos de violencia. “Es crucial que también nuestras autoridades e instituciones actúen a la altura de su misión y su función institucional, dejándose iluminar por principios éticos, para preservar la democracia, único sistema de convivencia que garantiza el bien común y el progreso de una nación”, sostuvo.

Elecciones turbulentas

El domingo hubo elecciones presidenciales en Bolivia y desde entonces el escenario es incierto. En un primer momento los resultados indicaban que el presidente Evo Morales iba a tener que enfrentar una segunda vuelta por primera vez en su carrera política. Pero luego el recuento se suspendió por casi 24 horas y las cosas cambiaron: las cifras le daban al cocalero la ventaja suficiente para ganar sin ballottage. Sin embargo, esta mañana el rumbo volvió a cambiar.

Las elecciones presidenciales realizadas el domingo pasado abrieron una crisis interna por la suspensión en la carga de datos durante la noche de los comicios, cuando Morales no alcanzaba a superar el 50% de las adhesiones ni una diferencia mayor a los 10 puntos, condiciones necesarias para imponerse en primera vuelta.

Por su parte la oposición denuncia un fraude y protesta en las calles, mientras los observadores internacionales cuestionan esta ventaja repentina del jefe del Estado. Después de una jornada violenta en la que manifestantes quemaron urnas y sedes electorales, la oposición, sindicatos, organizaciones empresariales y ciudadanos prepararon nuevas protestas.

Fuente: LN.ar

Compartí: