El 3 de noviembre de 1957, hace sesenta y dos años, la Unión Soviética envió a la perra Laika al espacio a bordo de un satélite convirtiéndose así en el primer ser vivo en salir de la tierra. Por desgracia, los eventos no salieron según lo planeado y el animal solo pudo sobrevivir unas horas. Pasó a la historia como una mártir y un símbolo de los derechos de los animales.


Foto: Sputnik.

En la actualidad, Laika es recordada en todo el mundo como un ejemplo de lo que no tiene que volver a hacerse con un ser vivo, bajo ningún pretexto, ni por razones políticas o de la ciencia. Laika pasó a la historia como una mártir y un símbolo de los derechos de los animales.

Laika era perfecta para ocupar la nave Sputnik 2, pues los soviéticos habían determinado una serie de características que debía tener el animal que ocupara la nave. Estaba acostumbrada a situaciones de supervivencia por sobrevivir en la calle, era de carácter dócil, pequeña, pesaba apenas 7 kilos y tuvo una buena respuesta a los entrenamientos.

laika 3

“Por supuesto que sabíamos que iba a morir en ese vuelo, debido a la falta de medios para recuperarla”, sostuvo Adilia Kotóvskaya, una de las científicas involucradas en la misión de 1957, quien confesó que fue a ver a Laika al lugar acondicionado donde estaba para pedirle perdón “La fui a ver, pedí que nos perdonara e incluso lloré al acariciarla por última vez”.

Después de la novena rotación, y a falta de protección suficiente contra la radiación solar, los expertos pronosticaron que Laika viviría 10 días, pero por el exceso de calor y deshidratación, el can murió a cabo de unas horas. Después de ella, 27 animales más fallecieron en circunstancias similares.

Los primeros animales en ir al espacio y regresar vivos fueron un par de perros llamados Belka y Strelka, que volaron en un cohete el 19 de agosto de 1960 y regresaron un día después. El éxito de su misión animó a las autoridades soviéticas a llevar adelante el primer viaje espacial de Yuri Gagarin en abril de 1961.

 

Con información de Sputnik y La República – Perú.

Compartí: