La alta comisionada adjunta de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), Kelly Clements, aseguró que el organismo que representa "siempre abogará por fronteras abiertas, pero no incontroladas" y por el derecho de las personas desplazadas a pedir asilo en países distintos al suyo.


Foto ilustrativa.

“Nosotros siempre abogaremos por fronteras abiertas, pero eso no significa que sean fronteras incontroladas”, dijo Clements en entrevista en Ciudad de México previo a su participación en la segunda reunión anual del Marco Integral Regional para la Protección y Soluciones (MIRPS).

Recordó que cada país “tiene el derecho soberano de indicar quién puede o no cruzar y por qué razones, pero todas las personas desplazas tienen el derecho para solicitar asilo“.

Según la Acnur, hasta septiembre de 2019, había unos 386.480 personas refugiadas y solicitantes de asilo procedentes de los países del Norte de Centroamérica (NCA) en el mundo y unas 318.500 personas desplazadas internas en Honduras y El Salvador, unas 247.000 y 71.500, respectivamente.

Mientras que entre 2018 y 2019, el número de las solicitudes de asilo de personas procedentes del Norte de Centroamérica creció un 86 %, con 53.810 en lo que va de 2019 comparado con los 28.950 registrados en 2018.

Precisamente, Clements explicó que si los refugiados expresaban una razón para huir de su país, por ejemplo: persecución por violencia, esa sería una justificación “para poder cruzar una frontera internacional, pero eso no significa que una vez que hagan esa petición de asilo, esta sea exitosa“.

Fuente: EFE

Compartí: