Descargar el Audio

El Economista Amilcar Ferreira hizo un breve recuento de los factores que influyeron en la desaceleración económica a nivel local y cómo la recesión a nivel regional nos afectó. Destacó que "a partir de julio empezamos a ver un crecimiento. Lo peor ya pasó" y añadió que si el clima acompaña y ciertas economías de la región, como las de Brasil y Argentina, se estabilizan, veremos un equilibrio que redundará en un avance.


Se conjugaron muchos factores que no controlamos, como la sequía que afectó la zafra; cayó la producción de soja y USD 1.000 millones en divisas dejaron de ingresar; hubo afectación en el sector de ganadería por mercados que se cerraron y problemas con grandes frigoríficos, lo que hizo que los precios que en el mercado sean bajos” comentó.

“Otro factor que influyó fue el de las inundaciones, en nuestro país, pues resintió la movilidad; en Argentina la devaluación del peso se incrementó luego de las PASO y se desaceleró la capacidad adquisitiva, lo que ocasionó a la vez una caída en las remesas” sostuvo Ferreira, agregando que las transiciones de gobierno, haciendo referencia al traspaso de mando de Macri y Fernandez, generan desaceleraciones ya que el gobierno entrante, que no termina de asumir, solicita a la administración saliente que se controlen los gastos y por ende las inversiones se frenan temporalmente.

Consultado acerca de la probabilidad de que la libertad de Lula da Silva influya en el mercado de Brasil y luego en la región, sostuvo: “no veo tan claro ese peligro, creo que la administración Bolsonaro va bastante bien hasta ahora y en las relaciones con nosotros se ve una reactivación. Su salida seguro va a generar un movimiento en el sector político pero no veo que vaya a generar a corto plazo una inestabilidad en el campo económico”.

Sobre estimaciones de crecimiento, no dio cifras pero sí destacó que “dependemos más de lo que nosotros podemos hacer el año próximo“, sobre la expectativa de avance económico y valoró la construcción de viviendas pues “moviliza la economía” y la necesidad de una apuesta de la banca pública hacia inversiones.

Compartí: