En Bolivia persisten las movilizaciones por parte de la ciudadanía, exigiendo la renuncia del presidente, Evo Morales.


Foto ilustrativa.

Un numeroso grupo de policías bolivianos, integrantes del cordón de seguridad en la Casa Grande del Pueblo, la nueva sede de la Presidencia del país, decidieron amotinarse y abandonaron sus posiciones a primera hora de este sábado.

Es motín, no es acuartelamiento, declaró uno de los uniformados

Fuente: Infobae

Compartí: