El Servicio de Ciudadanía e Inmigración estadounidense (USCIS), anunció este miércoles una medida que se llevará a partir del año 2020, que tiene como objetivo impedir a los solicitantes de asilo obtener una autorización de empleo mientras su caso se decide en los tribunales, salvo excepciones limitadas.


En un comunicado, USCIS explicó que la nueva medida pretende disuadir a los extranjeros a presentar solicitudes de asilo “frívolas, fraudulentas o no meritorias para obtener una autorización de empleo”, que les permita trabajar legalmente en el país mientras su caso se tramita.

Anuncian que habrán excepciones limitadas. No obstante, no explican cuales serán las bases con las que se consideraría otorgar el permiso de trabajo.

“Nuestro sistema de inmigración está en crisis. Los extranjeros ilegales están jugando con el asilo en busca de oportunidades económicas, lo que socava la integridad del sistema y retrasa el alivio para los solicitantes de asilo legítimos que necesitan protección humanitaria “, señaló el director interino de la entidad federal, Ken Cuccinelli.

Fuente: EFE

Compartí: