Descargar el Audio

Debido a la crisis por la cual está atravesando Bolivia y las fronteras cerradas, las importadoras privadas y Petropar están teniendo complicaciones para importar cargas de gas licuado de petróleo (GLP) a nuestro país.


Al respecto, Pedro Balotta, presidente de Capagas, expresó que desde hace 15 días están atravesando por esta situación y que el cierre de fronteras es el principal problema. “No se puede entrar ni salir”, dijo.  Agregó que están esperando a saber si habrán cambios dentro de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) y quienes serían los nuevos interlocutores.

El empresario manifestó además que tienen aún stock de GLP para 30 días pero que esto no es suficiente. Señaló a su vez que si la situación en el país andino se agrava verán la posibilidad de comercializar de Argentina. “Si no se soluciona haríamos algún sacrificio nosotros para ver otro mercado”, detalló.

Resaltó que el entre el 90% a 95% del gas que se utiliza en nuestro país proviene de Bolivia.

Compartí: