Descargar el Audio

La escritora Maribel Barreto fue galardonada el miércoles con el Premio Nacional de Literatura, máximo galardón que reconoce las letras en el país, con su libro de tinte histórico denominado “Hijo de la Revolución”. Nos habló sobre todos los detalles y sobre cómo se siente tras haber sido distinguida con uno de los más importantes galardones para la literatura nacional.


El acto de premiación se realizó en el Salón de los Mariscales del Palacio de Gobierno y estuvo presidido por el presidente de la República, Mario Abdo Benítez.

Cada dos años un autor paraguayo es destacado con el Premio Nacional de Cultura, la última premiada había sido Susy Delgado. Barreto recibirá cerca de 109 millones de guaraníes por parte del Ejecutivo.

La novela ganadora fue anunciada por el Congreso Nacional el mes pasado, tras un riguroso análisis a cargo de los miembros del jurado integrado por Estela Appleyard, Mario Rubén Álvarez, Andrés Colmán Gutiérrez, Alcibiades González Delvalle y Osvaldo González Real.

En la ocasión también recibieron menciones honorificas los escritores Alfredo Boccia, Víctor Casartelli, Milia Gayoso, Susana Gertopán y Mabel Pedrozo.

Durante el acto, Barreto instó a promover la cultura, velar por la libertad de expresión e impulse la expansión de la literatura paraguaya a través de las embajadas en todo el mundo. “Necesitamos hacer conocer a nuestro país por su muy buena producción literaria”, subrayó.

Asimismo solicitó a las autoridades la aprobación de la Ley del Libro y su pronta promulgación, pues en ella se incluyen los derechos autorales que traerán beneficios a todos los creadores.

Igualmente llamó a la participación de las sociedades de escritores en forma efectiva en la innovación curricular que contemple el plan de lectura con la inclusión de obras nacionales que reflejen la auténtica cultura paraguaya.

La premiada aprovechó la ocasión para exigir que a la cultura nacional se le asigne su “justo valor” en el Presupuesto General de la Nación (PGN) para la realización de actividades y proyectos que desarrollen la formación de identidad nacional que se verán reflejadas en jóvenes y niños paraguayos.

“Como vicepresidenta de la Academia Paraguaya de la Lengua Española instamos a que el Estado paraguayo cumpla con el convenio multilateral firmado en Bogotá en el año 1.963 de dotar a la Academia paraguaya de una sede digna para su funcionamiento y la asignación en el presupuesto anual del Estado”, refirió.

Continúo su discurso señalando que “somos nosotros los escritores quienes debemos hacer visible esta lucha con nuestra pluma, nuestro mejor instrumento. Dejemos que nuestras autoridades den un nuevo rostro a esta realidad, a veces molesta para conseguir el bienestar que reclamamos los intelectuales en consonancia con nuestro pueblo”.

Finalmente expresó su deseo de que el referido premio perdure en el tiempo como incentivo para la buena literatura paraguaya.

Compartí: