La pequeña jirafa fue encontrada casi muerta dos días después de su nacimiento. Y el perro le salvó la vida.


Las verdades amistades nacen en el corazón y no les importa aspecto físico, raza o color. Una de esas amistades del corazón es la que están escribiendo Jazz y Hunter.

 Jazz es una jirafa bebé macho y Hunter es un perro pastor belga Malinois, utilizado como guardia y para actividades anti cazadores furtivo, en un lugar especial: el Rhino Orphanage de la provincia de Limpopo, en Sudáfrica.

Un lugar que cuida de animales salvajes heridos o abandonados, y donde Jazz fue llevado cuando tenía apenas 2 días de vida tras haber sido encontrado, débil y deshidratado, por un campesino.

«Había sido abandonado por la madre y estaba muy débil. Primero le tuvimos que colocar suero, luego le empezamos a dar leche y poco a poco se está acostumbrando a comer sus hierbas preferidas», cuenta Janie Van Heerden, una de las voluntarias del Refugio que cuida las 24 horas de jazz.

Las primeras horas en el Refugio fueron muy complicadas para Jazz. El doctor Pierre Bester tuvo que colocarle vía intravenosa un suero con nutrientes y antibióticos, por un lado para alimentarlo y por el otro para bajarle la fiebre. Y explica como era el estado del bebé jirafa: «Estaba prácticamente en estado de coma, pero me dio indicios que quería vivir y hora tras hora fue mejorando lentamente».

https://www.facebook.com/TheRhinoOrphanage/videos/1786465641497926/

Desde el primer momento, el más pegado a Jazz fue Hunter. Como si supiera que ese ser tan alto, pero tan frágil, necesitara de un ángel guardián: «Está todo el día en el cuarto a su lado, junto a los asistentes, y no permite ni siquiera que su hermano Duke (otro pastor belga) se acerque. Estaba tan preocupado los primeros días cuando Jazz se encontraba muy mal, que no quería comer. Cuando el bebé, que estaba inconsciente, abrió los ojos, Hunter volvió a comer. Es un perro muy especial y somos felices que sea parte de nuestro equipo», explican los voluntarios.

Jazz cada día está mejor y evoluciona muy bien de un ojo herido que tenía. Los voluntarios esperan que en poco tiempo podrán liberarlo en la sabana, su lugar natural, donde vivirá en libertad y con los suyos. Ya se ha convertido en una estrella y siguen su evolución día a día, personas de todo el mundo.

https://www.facebook.com/TheRhinoOrphanage/videos/526259558225547/

Vos podés hacer lo mismo entrando a este sitio: https://www.facebook.com/TheRhinoOrphanage/videos/2495712477375569/. Este martes, por ejemplo, hay un hermoso video de Jazz tomando la mamadera, su primer desayuno de los dos que ingiere al día.

Los cuidadores saben que dentro de poco Jazz estará bien y deberá ser liberado. Pero están convencidos de algo más. Que de una u otra manera su amistad con Hunter no terminará allí. Tanto Jazz como Hunter se encargarán de demostrarlo. Las verdades amistades nacen en el corazón. Y duran toda la vida.

 

Fuente: Clarín

Compartí: