Los 2000 clubes regionales, de las 180 ligas de la Unión del Fútbol del Interior, son semilleros de futuras leyendas en el campo de juego. Sin embargo, carecen de condiciones económicas para solventar sus gastos


Muchos jugadores que compiten en las ligas regionales no tienen sueldos ni recursos que les permitan comprar uniformes oficiales, botines o pelotas. Generalmente, disputan partidos vistiendo su ropa de todos los días, dependen de la solidaridad de sus comunidades y se sustentan con polladas, tallarinadas, entre otras actividades.

Nuestra primera acción consistió en brindarles indumentarias en las cuales puedan concentrar toda su pasión y defender la dignidad de las respectivas localidades a las que pertenecen”, contó Juan Vallejos.

 “Nos encantaría que Paraguay sea semillero de nuevas leyendas en el campo de juego que nos regalen muchos más mundiales y torneos internacionales”, ratificó.

“Creemos que las carencias y necesidades no deberían impedir el surgimiento de nuevos atletas exitosos. Estamos seguros de que el fútbol paraguayo seguirá creciendo y conquistando más alegrías”, finalizó.

Compartí: