Washington sumó a su "lista negra" a personas vinculadas al líder supremo y la Guardia Revolucionaria. Además, impidió las ventas de empresas de acero iraníes.


El Gobierno de Estados Unidos anunció este viernes la imposición de sanciones sobre ocho dirigentes iraníes a los que consideró responsables por el ataque del martes contra bases en Irak y sobre firmas vinculadas a la industria metalúrgica de la República Islámica.

El presidente norteamericano, Donald Trump, ya adelantó el miércoles que el ataque contra las bases iraquíes, represalia por el bombardeo de la semana pasada en el que murió el general iraní Qassem Soleimani, derivaría en una nueva ronda de sanciones.

El Departamento del Tesoro reveló este viernes el alcance de dichos castigos, que tiene entre sus objetivos dirigentes iraníes acusados «de estar implicados o ser cómplices de los ataques con misiles balísticos», en palabras del responsable de este Ministerio, Steven T. Mnuchin.

La ‘lista negra’ incluye al secretario del Consejo de Seguridad Nacional de Irán, Ali Shamjani; el comandante de la Fuerza de Resistencia Basij, Gholamreza Soleimani; el miembro de la Asamblea de Discernimiento Mohsen Rezai; el vicecoordinador de la Guardia Revolucionaria Mohamad Reza Naqdi; el vicejefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, Mohamad Reza Ashtiani; y el antiguo subcomandante de la Fuerza Disciplinaria de la República Islámica Alí Abdollahi.

También figuran Ali Asghar Heyazi, figura clave en la seguridad del líder supremo, Alí Jamenei, y con «estrechos vínculos» con la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria -controlada por el general Soleimani hasta su muerte- y Mohsen Qomo, asesor de asuntos internacionales del líder supremo iraní.

Qué sanciones económicas impuso

El Departamento del Tesoro señaló en su comunicado a 17 empresas de la industria metalúrgica o minera que según dijo, habrían generado miles de millones de dólares en ingresos.

También incluyó a una red de tres entidades con sede en China y las Seychelles, así como a un barco implicado en la compra, venta y transporte de productos metálicos iraníes.

Mnuchin dijo que las medidas que afectan a la economía de Irán «continuarán hasta que el régimen deje de financiar el terrorismo mundial y se comprometa a nunca tener armas nucleares».

La medida implica la congelación de los activos que puedan tener bajo soberanía de Estados Unidos y límites a transacciones y contratos.

Fuente: TN.ar

Compartí: