Internet ha cambiado por completo la manera en la que nos relacionamos con otras personas, posibilitando que nos conectemos con desconocidos que están a miles de kilómetros de distancia.


El problema es que algunas personas podrían no tener muy buenas intenciones, y es algo que hemos visto con muchos casos de explotación sexual, un tema que es mucho más delicado cuando las víctimas son menores.

El término “grooming” es un anglicismo que se refiere a una serie de conductas y acciones que realiza un pederasta para ganarse la amistad de un menor de edad a través de Internet, con el objetivo de obtener beneficios sexuales.

Esta tecnología se encargará de asignar una puntuación a cada conversación, y que así las conversaciones que tengan cierta calificación puedan ser revisadas por moderadores humanos para ver si se trata de un caso de abuso infantil.

Microsoft asegura que este proyecto comenzó a forjarse a finales de 2018, en el ‘360 Cross-Industry Hackathon’. La compañía asegura que esta tecnología ya está integrada en la plataforma de Xbox, y que pronto podría llegar a Skype.

Fuente: Genbeta.com

Compartí: