Presuntamente el mercado mundial de alimentos kosher aumentará de los USD 24 mil millones que representó en 2017 a casi USD 60 mil millones en el año 2025. La sala principal del Centro de Exposiciones de Meadowlands, en Nueva Jersey, contó con alrededor de 6.000 personas visitando los 360 expositores de alimentos y bebidas de todo el mundo.


No era una exposición común de comida y bebida. Si bien había una amplia variedad, todo tenía algo importante en común: era kosher. Todo lo presente se ajustaba al kashrut, las leyes dietéticas judías.

Los productos exhibidos iban desde bases de pizza hechas de coliflor hasta salsas, sándwiches helados, sidra, empanadas de carne mexicanas, ginebras, embutidos, tequila e incluso una variedad de galletas con aceite de cannabis.

El centro mundial del sector de alimentos kosher es Estados Unidos. Mientras que solo el 2% de los estadounidenses son judíos (7,5 millones de personas) un estudio realizado por el sitio de noticias de negocios Quartz descubrió que el 41% de todos los alimentos envasados en EE.UU. tienen certificación kosher.

Si bien las empresas de origen judío asistieron con orgullo, muchas de las que estaban presentes no son propiedad ni están dirigidas por judíos.

Esto incluyó a compañías de Pakistán, Corea del Sur, Sri Lanka e Italia. Con 800 visitas más que el año anterior y 300 nuevos productos en exhibición, Menachem Lubinsky, director ejecutivo del organizador del evento, Lubicom, dijo que la demanda de alimentos kosher estaba creciendo fuertemente entre los compradores no judíos.

Con 800 visitas más que el año anterior y 300 nuevos productos en exhibición, Menachem Lubinsky, director ejecutivo del organizador del evento, Lubicom, dijo que la demanda de alimentos kosher estaba creciendo fuertemente entre los compradores no judíos.

«La comida kosher atrae a un consumidor más consciente de la salud», señaló. «Hay como una nueva generación de kosher. Es diferente de aquellos productos kosher básicos que han estado allí durante muchos años».

¿Qué es Kosher?

Mucha gente sabe que el cerdo y los mariscos no son kosher, pero las vacas y los corderos sí pueden serlo. Para ello, deben ser sacrificados ritualmente con un cuchillo afilado. Los productos kosher no pueden contener carne y lácteos al mismo tiempo. Y no todas las partes de la vaca pueden ser consumidas.

Todas las decisiones kosher deben ser llevadas a cabo por rabinos de una agencia de certificación kosher.

Con información de BBC

Compartí: