El optimismo desplegado por China por la reducción del número de contagios diarios cayó en saco roto este viernes con nuevos datos desalentadores: la epidemia de Covid-19 provocada por un nuevo coronavirus ya llegó a por lo menos cinco prisiones del país asiático. Corea del Sur está en estado de emergencia. E Italia anunció este viernes los primeros tres casos.


Las prisiones se encuentran en las provincias de Hubei, Shandong y Zhejiang, según He Ping, portavoz a cargo de la Oficina de Administración de Prisiones del Ministerio de Justicia, en una conferencia de prensa en Beijing.

La propia prensa oficial se hizo eco de estas informaciones y achacó la llegada del virus a las prisiones a la masificación en esos centros y a sus precarias instalaciones médicas.

«No es fácil detectar a los pacientes sospechosos (de haber contraído el COVID-19) y cortar las cadenas de transmisión a tiempo con las insuficientes instalaciones médicas en las cárceles», explicó un funcionario de prisiones, que pidió reserva de su nombre, al diario estatal Global Times.

Asimismo, el hacinamiento de reos en los centros penitenciarios podría suponer un peligro añadido debido a la capacidad de transmisión del coronavirus en espacios cerrados que albergan a muchas personas.

La respuesta de las autoridades ha sido la habitual durante estas semanas de epidemia: poner algunos de esos presidios bajo cuarentena, abrir una investigación interna y destituir a una decena de responsables, incluidos el director de la cárcel de mujeres de Wuhan (capital de Hubei) y el secretario del Partido Comunista en el Departamento de Justicia de Shandong.

El hombre permanece ingresado en la unidad de Cuidados Intensivos de un hospital de la localidad de Codogno, en el norte de Italia. El hombre está a la espera de ser trasladado a un hospital de Milán en el que permanece ingresada su mujer, que también ha dado positivo por coronavirus.

«Esta noche ha venido el personal del hospital Sacco, anestesistas y especialistas en enfermedades infecciosas y han decidido, de acuerdo con los médicos de reanimación de Codogno, mantenerlo aquí porque su estado todavía es inestable», explicó a Adnkronos el director sanitario del hospital de Codogno, Andrea Filippin.

En el hospital de Milán está también ingresado «en aislamiento» un hombre que llegó procedente de China y que estuvo cenando a comienzos de febrero con el hombre ingresado en Codogno, según ha confirmado a la cadena radiotelevisión pública italiana Rai Giulio Gallera, asesor del Gobierno regional de Lombardía.

Las autoridades italianas han identificado un centenar de personas que han estado en contacto con las tres personas contagiadas con coronavirus y que están siendo sometidas a «vigilancia activa» por el riesgo de que surjan nuevos casos.

El brote del nuevo coronavirus originado en Wuhan, en la provincia de Hubei, en el centro de China, se ha cobrado la vida de más de 2.200 personas y ha dejado contagiadas a más de 75.000, según el último balance del Ministerio de Sanidad chino.

Fuente: Agencia IP

Compartí: