Cinco guacamayos azul y amarillo (Ara ararauna) nacieron en el Centro de Investigación de Animales Silvestres (Ciasi) de Itaipu. Los mismos son el resultado de una exitosa temporada reproductiva, como parte del Proyecto de Conservación Canindeyú, el cual pretende devolver al mencionado departamento la especie que lo representa.


Los animales forman parte del plan de reproducción e investigación del Ciasi, en el cual todo el plantel involucrado con el cuidado animal invierte sus esfuerzos para garantizar la reproducción “ex situ” de los ejemplares.

Existe un trabajo técnico importante acompañando este proyecto. La dieta es especial, los cuidados diarios y monitoreo de los animales son fundamentales, así como los programas de medicina preventiva.

“Monitoreamos los nidos frecuentemente, acompañando el desarrollo de los pichones y registrando datos, los tres primeros ya se encuentran volando en el recinto”, explicó Diana Pésole, veterinaria del Centro de Investigación de Animales Silvestres.

Agregó que el programa busca que los guacamayos desarrollen sus instintos y habilidades reproductivas.

“Son ellos mismos los que cuidan de sus huevos y posteriormente de sus pichones, no intervenimos en este proceso. Este hecho es clave para el desarrollo de futuros ‘buenos padres’, ya que aprenden esto de sus progenitores cuando son pichones, lo cual hará que en vida libre este instinto reproductivo se mantenga y pase a la siguiente generación”, agregó.

Comportamiento natural

Cuando los objetivos son liberar a estas especies en su hábitat natural, es fundamental estimular actividades de comportamiento social, forrajeo y búsqueda del alimento, similares a las que los animales realizan en la naturaleza. Esto se lleva a cabo rutinariamente gracias al Programa de Enriquecimiento Ambiental impulsado por el Ciasi.

Fuente: IP

Compartí: