La etapa gestacional puede originar varios cambios en la mujer, por ejemplo, durante este periodo la embarazada tiene mayor resistencia a la insulina, ocasionando la diabetes gestacional.


Por lo general, la diabetes gestacional se presenta por el elevado índice de glucosa en la sangre y puede ser diagnosticada a partir de las 20 semanas de gestación o entre las 24 a 28 semanas, realizándose los estudios pertinentes, como el test de tolerancia a la glucosa.

Los factores de riesgo para padecer diabetes durante el embarazo se deben a diversas causas como el síndrome de ovario poliquístico, mala alimentación o alta en carbohidratos y grasas saturadas, mujeres que se embarazan con sobrepeso, antecedentes hereditarios de diabetes, entre otros.

La Lic. Rocío Argüello, Nutricionista de la Unidad de Obesidad del Hospital de Clínicas de la FCMUNA, explicó acerca de los cuidados que deben tener las embarazadas que padecen de diabetes ya que el control estricto es de suma importancia en estos casos.

Es recomendable seguir control específico ya que la embarazada debe realizar un conteo en cuanto a la cantidad de carbohidratos que consume en el desayuno, media mañana, almuerzo, merienda y cena”, refirió la profesional.

Mencionó que aunque la diabetes gestacional se desarrolla específicamente en el embarazo, normalmente desaparece luego del parto, pero la madre tiene mayor riesgo de quedar con diabetes tipo 2.

Cuidados

Para el conteo de carbohidratos, la madre debe consultar con un profesional nutricionista para este le enseñe a contar y medir los alimentos en raciones.

Conocer qué alimentos poseen mayor cantidad de carbohidratos: “normalmente la glicemia aumenta en la medida de carbohidratos que la persona consume. La cantidad de glicemia justo después de comer es específicamente por lo que consumió, entonces por eso se debe medir a través del test después de comer, por lo general, tres veces al día

Las consultas con el diabetólogo, endocrinólogo y nutricionista deben ser semanales y anotadas en un registro.

Un  porcentaje de mujeres embarazadas que aun realizando la dieta no disminuyen el nivel de glicemia, deben utilizar la insulina. “Esto ocurre es por una resistencia muy marcada o necesitan de un desarrollo más rápido, por eso se aplica corticoides”, explicó la especialista.

Finalmente, la Lic. Argüello remarcó que el control debe ser multidisciplinario.

Compartí: