“Donar leche es donar amor”, bajo esa premisa el Banco de Leche Humana del Hospital Materno Infantil San Pablo trabaja desde hace 10 años, con el propósito de reducir la mortalidad infantil y promoviendo la lactancia materna como estrategia de salud pública.


Este programa se instaló con la cooperación de la Secretaría General Iberoamericana (Segib) a través de la Red Iberoamericana de Banco de Leche, convertida hoy en la Red Global de Banco de Leche. Actualmente este servicio cuenta con 12 funcionarios especializados, comandados por la Dra. Marta Herrera.

Cada profesional está abocado a la noble misión de promover la lactancia materna para seguir salvando la vida de los bebés prematuros; es por ello, que se requiere de funcionarios capacitados para prestar el servicio, pero además deben contar con un talento especial, mucha empatía hacia las madres y los lactantes, trabajando con amor y pasión, comentó la Dra. Herrera.

“El Banco de Leche apoya la lactancia materna del recién nacido, que busca que se alimente con la leche de su propia madre; y en situaciones especiales, cuando la mamá no está en condiciones de amamantar al bebé, en el volumen requerido, se le proporciona leche pasteurizada, sin haber incorporado fórmulas en su alimentación temprana”, explicó.

Los bancos de leche humana aseguran a los recién nacidos leche pasteurizada materna de calidad certificada. Esta pasa por una serie de procesos de selección, clasificación y descarte minucioso; desde el control de salud de la donante, hasta el control de calidad del producto.

En el marco de la campaña nacional “Amor en cada gota”, que contribuye en la recolección de leche materna para el banco lácteo; cada año, un promedio de 1.000 bebés prematuros reciben leche de las madres donantes a través de sondas o vasitos.

En el 2019, alcanzaron los 1.500 litros de leche; aumentando considerablemente, ya que en sus inicios, el programa empezó a trabajar con 230 litros por año. Actualmente más de 45 mamás son las donantes de leche humana del Hospital San Pablo, y otras 60 son a nivel país.

Mencionó que hay mamás que producen leche en buena cantidad y calidad y pueden ser donantes bajo un protocolo a seguir. Las madres que deseen donar leche, serán visitadas en sus domicilios por las funcionarias del banco donde además se las enseñará  las técnicas de extracción y conservación.

“La madre que dona, no solamente dona leche, dona amor, dona vida, da un poco de sí en cada gota”, sostuvo la especialista.

Comentó que la leche donada por una mamá puede conservarse hasta 15 días posteriores a la extracción, y hasta seis meses después de estar pasteurizada. El proceso se inicia recolectando la leche, luego se la analiza tanto en el olor como el color, se determina el grado de acidez: cuanto más ácida, menos nutrientes tiene la leche; posteriormente se carga en frascos iguales; se pasteuriza, y finalmente se somete a estudios bacteriológicos.

“Son beneficiados con la leche los recién nacidos con un peso inferior a los 1.800 kilogramos, o los bebés de término que tengan algún problema de salud; así también cuando la madre produce poca cantidad de leche, inferior a lo que requiere su niño, o en los casos en que se dé alguna mamá fallecida, o con tratamiento oncológico, casos grave de dengue, o VIH”, indicó.

Existe todo un abordaje social para concienciar a la mamá sobre la importancia de la lactancia materna, se las brinda charlas y las instruyen a tener una correcta posición para amamantar; además de la higiene que deberán tener; y estar en lugares tranquilos; así también cuando son donantes tienen los mismos procedimientos a cumplir, que incluye la alimentación equilibrada de la madre.

En otro momento, la Dra. Herrera habló de los inicios del Banco de Leche, explicando que el personal de blanco paraguayo recibió capacitación del Brasil, que además contribuyó con los equipamientos requeridos; mientras nuestro país fue responsable en proporcionar la instalación adecuada en el Hospital San Pablo.

En Paraguay existe una Red de Bancos de Leche, que totalizan 4, que están en el Hospital San  Pablo; el Hospital Los Ángeles de la Fundación Tesãi, de Ciudad del Este; en Alto Paraná; el tercero en Coronel Oviedo, Caaguazú, que estará próximo a inaugurarse; y el de San Ignacio, Misiones, que cuenta con el apoyo de la Oficina de la Primera Dama.

Estos Bancos de Leche operan  con los Centros de Lactancia, encargados en la recolección y distribución de la leche y de apoyar para que las mamás puedan dar de mamar a sus bebés.

El Banco de Leche del Hospital San Pablo trabaja con los Centros de Lactancia ubicados en los Hospitales Materno – Infantil de Trinidad, en Asunción; de Calle’i en San Lorenzo; y el de Villa Elisa.

Fuente: Agencia IP

Compartí: