Descargar el Audio

La diputada Celeste Amarilla dijo que en Paraguay es difícil ser "vieja, fea y morena", al defender a su colega Marlene Ocampos quien denunció haber sido agredida por los escoltas del presidente de la República, Mario Abdo Benítez durante su visita al Chaco. Sostuvo que si la misma era rubia y linda como Cynthia Tarragó, no hubiera sido agredida.


Calificó a los guardias del mandatario como atolondrados y que en nuestro país se debe aprender a respetar a las mujeres no solo por su aspecto.

Compartí: