Los fallecidos en Italia con el coronavirus alcanzaron hoy los 1.441, lo que supone un incremento de 175 en las últimas veinticuatro horas, según el último balance comunicado por el jefe de la Protección Civil, Angelo Borrelli, en rueda de prensa.


El número de enfermos actualmente es de 17.750 personas, 2.795 más en comparación con los datos de ayer viernes, y los curados son 1.966, 527 más que en el último boletín.

Con ello, el número de contagios totales desde la detección del brote en Italia a finales de febrero es de 21.157, contando los enfermos, los fallecidos y los curados.

De los contagiados actuales, 7.860 permanecen aislados en sus propios domicilios, 8.372 hospitalizados con síntomas y 1.518 recibe cuidados intensivos. Ya se han realizado 109.170 exámenes.

La mayor parte de positivos están en las regiones norteñas de Lombardía (9.059), Emilia-Romagna (2.349), Véneto (1.775) y Piamonte (814) y Las Marcas (centro), con 863 casos.

El dato diario de 175 muertos es el menor de los últimos cuatro días. Se trata de personas mayores que enfermaron hace una o dos semanas, indicó el presidente del Instituto Superior de Sanidad, Silvio Busaferro.

Señaló que ahora las personas vulnerables como ancianos están menos expuestos por las medidas del Gobierno italiano, que ha pedido no salir de casa, y reclamó esperar «algún día» para valorar sus efectos.

En el caso de la región de Lombardía (norte), la más afectada por la pandemia, hay 11.685 casos positivos (1.865 más que ayer) y las víctimas mortales son 966, 76 más en las últimas veinticuatro horas, informó el consejero regional de Sanidad, Giulio Gallera.

Estos datos demuestran «un crecimiento constante» del contagio y supone un continuo flujo de personas que saturan los hospitales.

Gallera además dijo que los expertos están utilizando un fármaco experimental contra la artritis (Tocilizumab) en el tratamiento del consejero de Desarrollo Económico, Alessandro Mattinzoli, y está arrojando «datos positivos».

Por otro lado han dado positivo en coronavirus el viceministro de Sanidad, Pierpaolo Sileri, y la viceministra de Educación, Anna Ascani.

El Gobierno italiano ha decretado restricciones de movimiento y sociales en todo el país para tratar de contener la pandemia y en las próximas horas se prevé que apruebe un paquete de ayudas a las familias y empresas damnificadas. EFE

Compartí: