Alemania ha decidido también empezar a blindarse, y cierra sus fronteras terrestres con Francia, Austria, Suiza, Dinamarca y Luxemburgo como medida para contener la propagación del Covid-19 , según anunció en la noche del domingo el ministro del Interior, Horst Seehofer. La medida entró en vigor este lunes a las 6 de la mañana para el confín danés, y a las 8 para los otros cuatro países.


La policía ha establecido controles, de modo que los extranjeros sólo pueden entrar y salir de Alemania por carretera “si tienen un motivo válido para viajar”, aclaró Seehofer. Los alemanes pueden regresar a Alemania en cualquier momento. La restricción fronteriza no afecta al transporte de mercancías ni a las personas que cruzan a diario para acudir a sus puestos de trabajo.

“La propagación del coronavirus está progresando de modo rápido y agresivo. (…) Tenemos que asumir que el pico de este desarrollo aún no se ha alcanzado”, alertó el ministro Seehofer.

Para Merkel los cierres de fronteras no son al respuesta apropiada al desafío del coronavirus

Desde el inicio de la crisis sanitaria del coronavirus , el Gobierno alemán había insistido una y otra vez en que el cierre de fronteras no era la solución. Lo reiteró la propia canciller, Angela Merkel, en su inusual rueda de prensa monográfica del pasado miércoles. Merkel dijo que “los países de Europa no deberían aislarse unos de otros”, y que “los cierres de fronteras no son al respuesta apropiada a este desafío”. Austria acababa de sellar su confín con Italia, seguida de Eslovenia, y a lo largo de la semana fueron introduciendo restricciones fronterizas en cascada Hungría, Polonia, República Checa y Eslovaquia.

Pese a que en los últimos días los länder han ido adaptándose a las indicaciones del Gobierno federal imponiendo medidas drásticas como cierre de escuelas, y en la mayoría también de cines, teatros, museos y bares, el domingo se celebraron elecciones municipales en Baviera. En los colegios había desinfectante y jabón para lavarse las manos, y se animaba a los electores a traerse su propio bolígrafo para votar.

El cierre de fronteras terrestres con Francia, Austria, Suiza y Luxemburgo fue acordado por la canciller Angela Merkel, los ministros del Interior (Horst Seehofer) y Sanidad (Jens Spahn), y los presidentes de los länder de Baden-Württemberg, Baviera, Renania-Palatinado y Sarre, fronterizos con esos cuatro países. En la decisión ha influido también la voluntad de limitar la compra masiva de productos no perecederos en supermercados alemanes por parte de extranjeros que viven en el área fronteriza. El cierre con Dinamarca fue acordado vía telefónica entre el ministro Seehofer y el presidente regional de Schleswig-Holstein.

También el domingo Serbia prohibió la entrada a extranjeros procedentes de países afectados, entre ellos China, Irán, Italia, España, Francia, Alemania, Austria y Grecia.

En Austria, el Gobierno anunció el domingo nuevas restricciones para la población, aún más drásticas. Si a inicios de la semana pasada se prohibieron los actos al aire libre de más de 500 personas, y los eventos bajo techo de más de 100, ayer la Cancillería prohibió toda reunión de más de 5 personas, salvo que se trate de actuaciones relacionadas con la lucha contra el Covid-19.

“Llamamos a los austriacos a aislarse; esto quiere decir tener contacto social sólo con las personas con las que viven”, dijo el canciller, Sebastian Kurz, en un comunicado. La orden entra en vigor este lunes, y quien vulnere esta suspensión del derecho de reunión afronta multas de hasta 3.600 euros. Las salidas a la calle quedan limitadas a ir a trabajar (quien no pueda trabajar desde casa), hacer la compra, o asistir a personas que lo necesiten, si bien se permitirá pasear siempre y cuando se haga solo o en compañía de personas con las que se comparte domicilio. En el Tirol, land especialmente castigado, el gobernador ha pedido que no se salga de casa si no es absolutamente necesario. El martes deberán cerrar todos los restaurantes de Austria.

Fuente: La Vanguardia

Compartí: