El coronavirus no da tregua a Italia. Después de unos números ligeramente mejores el sábado, con 175 muertos en un día, este domingo el país ha vivido otro momento muy doloroso al saber que los muertos han aumentado a 1.809. Esto significa que 368 personas infectadas con el virus han fallecido en las últimas 24 horas.


Ya hace casi una semana que Italia entera está confinada para prevenir los contagios, pero igualmente siguen creciendo. Italia, el segundo país del mundo más afectado por el virus después de China, ya tiene más de 24.700 personas que han sido diagnosticadas.

Esta tarde el Gobierno de Giuseppe Conte está ultimando un decreto con un paquete de ayudas millonarias a las familias y empresas afectadas, que debería ser aprobado en las próximas hora por el Consejo de Ministros. El ministro de Economía, Roberto Gualtieri, estimó que destinarían alrededor de 12.000 millones de euros, aunque la cantidad final puede ser superior.

De momento el Gobierno ha aprobado una partida de hasta 25.000 millones de euros y cuenta con la flexibilidad presupuestaria a la Comisión Europea en unos momentos muy difíciles. El paquete también destinará grandes inversiones para el sistema sanitario.

En la Lombardía está la situación más crítica: 1.218 personas han muerto en esta región

Quienes necesitan urgentemente ayuda son los lombardos. En esta región, el corazón industrial del país, es donde se concentra la situación más crítica. De todos los fallecidos italianos, 1.218 han sido en la Lombardía, donde hay otras 767 personas en cuidados intensivos.

La región ha pedido urgentemente dispositivos de protección para sus médicos, como mascarillas, y en las últimas horas han llegado críticas sobre los medios de los que disponen. El consejero de Salud lombardo, Giulio Gallera, denunció ayer que las que han recibido de la Protección Civil, del Gobierno italiano, son como “un pañuelo o láminas de papel higiénico”, mientras que requieren del tipo quirúrgico o autofiltrantes (FPP2 o FPP3).

Podrían llegar en los próximos días. La CONSIP, el ente que dota a la Administración Pública, ha informado de que ya se han contratado más de 30 millones de mascarillas, siete millones de guantes y 13 millones de batas, así como 3.800 ventiladores pulmonares, de los que 329 llegarán en unos días. También este domingo el ministro de Exteriores, Luigi Di Maio, ha anunciado que se ha desbloqueado la exportación de mascarillas de Alemania y Francia, después de que la semana pasada Italia pidiese estos dispositivos de protección a la UE y ninguno de los países miembros ni siquiera respondiese. Si lo hizo China, que mandó un avión con 31 toneladas de suministros.

El jefe de Protección Civil, Angelo Borrelli, quien da la cara cada día para informar del último balance de víctimas, ha criticado que algunas partidas de mascarillas y otro material permanece bloqueado en países como Rusia, Rumanía o India, a causa del cierre de fronteras por la pandemia.

Fuente: La Vanguardia 

Compartí: