l Gobierno del estado de Sao Paulo informó este miércoles sobre una nueva muerte por coronavirus, por lo que ascienden a cuatro los fallecimientos confirmados por las autoridades de Brasil a raíz de la enfermedad.


La tercera víctima fatal del día se suma a los dos reportados horas antes y al fallecimiento del martes, cuando se presentó el primer óbito por COVID-19 en el país en una persona de 62 años.

Los tres muertos de este miércoles eran hombres con 65, 81 y 85 años y tenían «comorbilidad» (dos o más enfermedades al mismo tiempo en un paciente) y fueron atendidos en hospitales privados de Sao Paulo», comunicó la Secretaría de Salud del estado de Sao Paulo, el más poblado y afectado por la pandemia.

El paciente que falleció el martes y los dos primeros que murieron este miércoles estaban todos internados en el Hospital Sancta Maggiore, una clínica especializada en atender personas de la tercera edad, mientras que la cuarta víctima, de 81 años, era de la ciudad de Jundiaí y había sido trasladado a Sao Paulo.

La víspera, el Gobierno de Sao Paulo confirmó la primera muerte por coronavirus en el país suramericano e informó que investigaba otras cuatro que podrían haber sido causadas por el COVID-19.

Sin embargo, la Secretaría de Salud no aclaró si los dos fallecidos registrados hoy se tratan de los que estaban bajo investigación.

Asimismo, un hospital de la región metropolitana de Río de Janeiro comunicó la noche del martes el fallecimiento de un hombre de 69 años que al parecer fue contagiado por su hijastro, aunque el fallecimiento no consta en el último boletín oficial del Ministerio de Salud, divulgado ayer.

Según el último informe de la cartera, Brasil registra 428 diagnósticos positivos para el COVID-19 y casi 9.000 casos sospechosos.

No obstante, los reportes de las Secretarías de Salud regionales contabilizan ya 529 infectados por el coronavirus, distribuidos en 21 de los 27 estados brasileños.

El estado de Sao Paulo, donde viven unas 44 millones de personas, concentra 240 de los casos confirmados y reportados hasta el momento.

Por eso, en un intento de frenar la expansión de la epidemia en la región, el gobernador paulista, Joao Doria, anunció una serie de medidas restrictivas, que incluyen la suspensión de las clases en toda la red pública de enseñanza, la cancelación de eventos masivos y la reducción de la oferta de transporte público.

Doria igualmente decretó el cierre de todos los museos, bibliotecas y centros culturales, de ocio y deportivos públicos durante 30 días, que podrán ser prorrogados, además de recomendar la clausura de centros comerciales y establecimientos privados.

Este miércoles, el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, anunció nuevas medidas para contener el efecto social del coronavirus, dirigidas a trabajadores informales y autónomos.

Bolsonaro instó al Parlamento a aprobar con celeridad la declaración de «estado de calamidad pública» nacional, propuesta este mismo miércoles y que dará mayor libertad al Gobierno en el manejo de los presupuestos. EFE

Compartí: