Los trabajadores del sexo de Francia pidieron al Gobierno francés un fondo que compense la caída de ingresos en el sector ligadas al confinamiento de la población impuesto para combatir la COVID-19.


En una carta abierta enviada al presidente francés, Emmanuel Macron, la Federación «Paraguas rojo», que agrupa diversas asociaciones de trabajadores de la prostitución, recuerda que las medidas aprobadas por el Ejecutivo para paliar las consecuencias del confinamiento no afectan a su sector.

Por ello, solicitan «un fondo de urgencia» que permita compensar, el tiempo que dure esta medida, la falta de ingresos de este colectivo.

Además de la bajada de ingresos, los trabajadores del sexo denuncian dificultades para encontrar viviendas, porque han sido expulsados de los hoteles en los que vivían, al haber cerrado por orden gubernamental.

Algunas asociaciones han indicado, además, que en las actuales condiciones no pueden efectuar sus misiones habituales de ayuda a los trabajadores de la prostitución.

En ese contexto, «Paraguas rojo» teme que muchos de esos profesionales se vean obligados a romper el confinamiento para subsistir, lo que también supondrá un riesgo para su salud y para la de terceros.

El confinamiento empezó en Francia el pasado 17 de marzo, inicialmente durante dos semanas que fueron prolongadas posteriormente hasta el 15 de abril.

En el país se han registrado ya 8.078 muertes por coronavirus, de las cuales 5.889 se produjeron en hospitales y 2.189 en residencias de ancianos, según el Ministerio de Sanidad, que ofreció sus últimas cifras este domingo. EFE

Compartí: