El Gobierno español recomendó este viernes el uso de mascarillas reutilizables en los desplazamientos a los lugares de trabajo que impliquen aglomaraciones, así que las distribuirá en las estaciones de metro y trenes de cercanías desde el lunes próximo para prevenir el contagio del coronavirus.


A partir del lunes regresarán al trabajo los empleados de las actividades económicas no esenciales que quedaron paralizadas por dos semanas desde el 30 de marzo por orden del Ejecutivo para endurecer el confinamiento de la población y afianzar la contención de la epidemia.

Sin embargo, centros educativos, deportivos, culturales, de ocio, cafeterías, hoteles y otros negocios comerciales como tiendas de ropa seguirán cerrados, mientras se mantiene la obligación de confinamiento de la población en las viviendas.

Según explicó hoy el ministro de Sanidad, Salvador Illa, en rueda de prensa, se repartirán las mascarillas en aquellos medios de transporte donde sea más difícil guardar la distancia de seguridad, y avanzó que se activará la producción y distribución nacional de este producto.

El uso de la mascarilla no será necesario en trayectos de trabajo a pie o en bicicleta porque no hay dificultad de guardar la distancia de entre uno y dos metros como mínimo, según las circunstancias.

Los equipos de protección personal ya estaban prescritos para algunas personas (personal sanitario y otros colectivos vulnerables) y ahora los expertos en seguridad laboral aconsejan que se utilicen mascarillas higiénicas y reutilizables en desplazamientos al trabajo con aglomeraciones.

Illa aseguró también que «nada gustaría más» al Gobierno que poder anunciar medidas más permisivas como que los niños puedan salir a la calle, pero lamentablemente «todavía no es momento» de hacerlo, recordó.

En España «seguimos en estado de confinamiento» debido a que el país sigue en «una fase importante de la epidemia», subrayó el ministro de Sanidad.

El estado de alarma, declarado el 14 de marzo, fue prorrogado hasta el 26 de abril y podría ampliarse hasta el 11 de mayo, según apuntó ayer el presidente del Gobierno, el socialista Pedro Sánchez.

El avance del coronavirus en España registró este viernes su mayor frenazo desde que comenzó la epidemia, ya que los contagios nuevos se redujeron al 3 % diario, el incremento más bajo hasta ahora, mientras que las defunciones aumentaron en 605, la menor cantidad en 17 días.

Illa también informó de que, entre este viernes y el sábado, se va a repartir otro millón de test rápidos de coronavirus a las regiones para diagnósticos en los lugares de mayor prevalencia, en residencias de ancianos y hospitales. EFE

Compartí: