La ciudad de Nueva York, el gran epicentro de la pandemia de COVID-19 en Estados Unidos, se está moviendo "en buena dirección" a juzgar por sus datos de casos positivos, pacientes hospitalizados y en cuidados intensivos, dijo este lunes su alcalde, Bill de Blasio, que pidió a la población mantener sus esfuerzos para contener la propagación.


En rueda de prensa, De Blasio anunció que ofrecerá esos tres indicadores con una «diferencia de 48 horas» para que estén completos y desgranó que este sábado fueron hospitalizadas 383 personas (463 el día anterior); ingresaron en la UCI 835 pacientes (857 el día anterior) y el porcentaje de positivos entre la gente que se había hecho la prueba era del 58,1 % (59,3 % el día anterior).

«Me complace informar de que vemos que todos los indicadores se mueven en buena dirección, todos van juntos a la baja. Es un buen día, es el día 1. Tenemos que seguir trabajando juntos para que sigan yendo en la buena dirección y quiero que todo el mundo se lo tome personalmente. Los números son abstractos pero representan seres humanos», explicó.

De Blasio dijo que hasta el momento el ayuntamiento de la Gran Manzana ha invertido 8 millones de dólares en una campaña mediática de concienciación y anunció otra nueva que comenzará esta semana e irá dirigida «a las comunidades más golpeadas» por el virus, para la que prevé una inversión aún mayor, de 10 millones, y acciones de grupos sociales.

El alcalde, que usó una metáfora deportiva en la que todos «somos un equipo», agradeció el cumplimiento de las medidas de distancia social por parte de los residentes y dijo que a partir de esta semana podrán enviar fotos de los infractores a las autoridades a través de la aplicación móvil para emergencias del número de teléfono 311, que también recibe llamadas de denuncia.

No obstante, adelantó que la ciudad se encuentra en una fase de «transmisión amplia» del coronavirus que no pasará a ser «baja» hasta junio como mínimo, según sus estimaciones, lo que le llevó a reafirmar su decisión de cerrar las escuelas del sistema publico hasta el próximo curso escolar, algo en lo que ha chocado con el gobernador Andrew Cuomo.

«Este mes es de transmisión amplia y el próximo mes, probablemente todo mayo, también. En junio espero que pasemos a la siguiente fase, y eso pone a las escuelas en perspectiva. Es muy incierto cuándo empezaremos a recorrer ese camino y lo que tiene sentido es cerrar las escuelas», indicó De Blasio, que atribuyó su decisión a las recomendaciones de los expertos.

Por otra parte, hizo alusión a una falta de bastoncillos para hacer test y aseguró que el ayuntamiento «está haciendo todo lo posible para crear componentes o expandir su capacidad» de producción a través de fabricantes locales. EFE

Compartí: