Respecto a las denuncias de corrupción en compra de tapabocas que involucran a la Dinac, la Aso de Confeccionistas del Paraguay (AICP) repudia enérgicamente cualquier intento por parte de funcionarios del Estado paraguayo de sacar ventajas en medio del dolor y la necesidad del pueblo. Asimismo, ratifica su pleno apoyo a todas las medidas que disponga el Gobierno a fin de dar seguridad en el manejo sanitario de la crisis.


Desde la AICP hemos trabajado denodadamente para alcanzar la calidad exigida por las autoridades sanitarias en materia de confección de implementos para el control y combate de la pandemia de COVID19. Nuestros socios – muchos de ellos pequeños talleres de confección – han extremado sus esfuerzos para dotar a nuestros profesionales de salud, fuerza pública y trabajadores del sector público de elementos de primer nivel para poder realizar su tarea de manera segura.
Hemos recibido con gran preocupación la noticia de una supuesta sobrefacturación en la compra de tapabocas por parte de algunas instituciones del Estado y que han inundado las noticias tanto en redes como en medios de comunicación. Al respecto, comunicamos que:
1. Desde la AICP repudiamos enérgicamente cualquier intento por parte de funcionarios del Estado paraguayo de sacar ventajas en medio del dolor y la necesidad del pueblo, al tiempo de ratificar nuestro pleno apoyo a todas las medidas que disponga el gobierno a fin de dar seguridad en el manejo sanitario de la crisis.
2. Apoyamos la denuncia a ser presentada por un grupo de diputados nacionales que busca arrojar luz y trasparencia al proceso de compras por parte de instituciones públicas. Así sea la primera denuncia, seguiremos apoyando todas las iniciativas que auditen los procesos de adquisición de bienes y servicios en torno a la pandemia. Seremos celosos custodios de tales investigaciones y auditorías.
3. Desde la AICP reiteramos nuestro apoyo al Gobierno Nacional y requerimos del Presidente de la República y nuestros representantes del Congreso Nacional, del Contralor General de la República, de la Auditoría General del Poder Ejecutivo, de la Procuraduría General del Estado, firmeza y decisión al momento de definir la continuidad de funcionarios y servidores que no se encuentren a la altura de las extraordinarias circunstancias en la que nos encontramos, apelando a que puedan convocar a las mejores personas para ocupar los cargos clave en esta situación tan dolorosa como desafiante, en la que nos encontrarán para poner el hombro y colaborar con las políticas del estado de manera eficiente, transparente y proactiva.

Compartí: