A raíz de publicaciones realizadas en distintos medios de comunicación, los Directorios de EUROTEC S.A. e IMEDIC S.A. aclaran lo siguiente:


La licitación con ID N° 382.317 adjudicada a las empresas, así como las demás convocadas por el MINISTERIO DE SALUD PÚBLICA Y BIENESTAR SOCIAL (MSPBS) en el marco de la emergencia sanitaria declarada por Ley N° 6.524/20, son procesos PÚBLICOS de adquisición, transparentes, abiertos a cualquier oferente interesada y publicados en el portal de contrataciones del Estado. El instructivo de la DNCP es claro al respecto: “Las entidades compradoras que realizan adquisiciones por vía de la excepción por urgencia impostergable, publican primeramente los datos generales de la intención de compra excepcional. Las empresas interesadas en presentar ofertas en este tipo de licitaciones, deben contactar directamente a la entidad compradora para conocer los detalles de la adquisición a ser realizada” (sic).
• Que pudiendo el MSPBS realizar compras directas de conformidad con el Art. 11 de la Ley N° 6.524/20, optó por llamar a concursos que procuren la mayor participación y el menor precio posible.
• Que antes de la licitación pública con ID N° 382.317 fueron declaradas desiertas otras dos compras por vía de excepción debido a la falta de oferentes. No es de extrañar. Las empresas paraguayas que asuman el compromiso de ofertar: 1. Deben obtener cupos de compra con los fabricantes en un período de verdadera guerra mundial por la adquisición de insumos (la BBC se pregunta en una nota reciente: “Si países ricos como Francia y Alemania están teniendo problemas para adquirir insumos, ¿qué pueden esperar los países latinoamericanos?”). 2. Deben lidiar con la fluctuación permanente de precios y con la tendencia alcista de la tasa cambiaria. 3. Deben poseer una enorme “espalda” financiera o endeudarse críticamente para realizar los pagos al contado (ningún fabricante del exterior admite en esta coyuntura mundial pagos a crédito). 4. A tal efecto, cualquier anticipo de la convocante es insuficiente (la oferente carga con los costos de mercadería, flete, seguro, logísticos e impositivos). 5. Deben contar con una infraestructura adecuada para proveer las grandes cantidades que demanda el sistema de salud. 6. Arriesgan su patrimonio con los retrasos en fábrica (el fabricante entrega cuando quiere o cuando puede), problemas de distribución o de aduana en origen. 7. Deben encontrar espacios en aviones cargueros con rutas sobresaturadas, que también se pagan por adelantado. 8. Arriesgan además su patrimonio con la eventual cancelación de vuelos o la posible confiscación de la carga.
• Que aun cuando el crecimiento en la demanda de insumos a nivel global aumenta exponencialmente el costo de los mismos, la gran mayoría de los precios ofertados están muy por debajo de los referenciales del MSPBS. El propio Ministro JULIO MAZZOLENI certificó en las respectivas resoluciones de adjudicación, que en la licitación de referencia se “veló porque exista competitividad y razonabilidad de los precios adjudicados, puesto que los mismos no superan de forma exagerada las previsiones en cuanto refiere a los precios referenciales, considerándose a los mismos como razonables” (sic).
• Que NO se presentaron ofertas sobre los mismos ítems, de modo que no existe colusión ni trasgresión alguna al Art. 40 Inc. g) de la Ley N° 2.051/03.
• Que no estamos hablando de empresas “de maletín”, improvisadas ni oportunistas. Son proveedoras del Estado sin sanción alguna ni antecedentes en el sistema de contrataciones que arriesgan su prestigio comercial, su capital humano y sus recursos financieros para contribuir desde el sector privado al combate contra la pandemia. Ninguno de sus directores o accionistas es “un tal” fulano o “un tal” mengano como peyorativamente se insinúa. Son todos profesionales con décadas de experiencia en el rubro. Si alguno tuviese cuestiones personales pendientes en la justicia, producto por cierto de una encarnizada lucha comercial (de antigua data) con la competencia, serán oportunamente aclaradas ante los Tribunales competentes.
• Que si algún oportunismo existe en esta cuestión, es en todo caso de ciertos competidores (y sus vínculos políticos que nos reservamos el derecho a revelar), cuya angurria comercial pretende entorpecer el tremendo esfuerzo que realizamos para financiar los insumos que tanto necesita el Paraguay.
• Que valoramos la intención de “buscar” la verdad, pero no podemos permitir el manoseo indebido de trayectorias empresariales y personales en base a la desinformación.
LA DIRECCIÓN

Compartí: