Luego de estar por más de dos años en lista de espera, un niño de 10 años recibió un trasplante de corazón en el Hospital Pediátrico “Niños de Acosta Ñu” el pasado 13 de marzo, cuando se daba inicio a la cuarentena por la pandemia del COVID-19.


El ministro de Salud fue esta mañana hasta el hospital especializado para visitar al niño que hoy recibió el alta médica y brindar su aliento a la familia que luego de mucho tiempo vuelve a su casa.

La madre adoptiva del niño trasplantado cuenta muy emocionada que cuatro días antes de recibir la noticia de que sería trasplantado, estaban compartiendo con familiares y amigos el décimo cumpleaños del niño. 

“No le di la vida, pero es mi hijo y ahora me toca celebrar un segundo nacimiento “dice la señora. “No pude creer que ese día 13 de marzo, iba a recibir la llamada de la Dra. Soledad para decirme que había un donante. Agradezco a Dios, a la Virgen, al equipo de salud y a la familia que decidió donar porque sé que no es una decisión fácil de tomar. Hoy, gracias a esa familia, tenemos la oportunidad de seguir disfrutando de su vida”, mencionó la madre tras la visita del Dr. Julio Mazzoleni.

La Dra. Nancy Garay, jefa de Cardiología del Acosta Ñu señaló que el menor “Regresa a su casa en condiciones generales optimas, sin complicaciones, con medicación inmunosupresora suministrado por el Hospital y el INAT”.

La especialista comentó que la noticia de la existencia de un donante para su paciente llegó durante el inicio de la cuarentena por COVID19. El equipo de salud tomó todas las medidas de protección para dar oportunidad a un niño –con diagnóstico de miocardiopatía hipertrófica bilateral obstructiva severa- que figuraba en la lista de espera desde el 2017. 

A un mes del trasplante, el niño acompañado de su madre hicieron extensivos los agradecimientos a todo el equipo. Los médicos comentan que los cuidados post operatorios continuarán con chequeos periódicos vía online, y solo de ser necesario el niño se trasladará hasta el hospital. 

Compartí: