Austria ha prorrogado hasta el 31 de agosto la prohibición de grandes eventos culturales, al tiempo que ha dado luz verde a la reapertura de museos, bibliotecas y cines al aire libre a partir de mediados del próximo mes.


«A partir de mediados de mayo es posible la reapertura de lugares de presentaciones artísticas y culturales, como los museos», declaró el vicecanciller de Austria y ministro de Cultura, el ecologista Werner Kogler, en una rueda de prensa en Viena.

La fecha exacta de las posibles reaperturas será dada a conocer más adelante, añadió el jefe del partido «Verde» al anunciar los nuevos pasos de una cautelosa y paulatina relajación de las medidas adoptadas para contener la propagación del coronavirus, que comenzó esta semana con la reapertura de los comercios más pequeños.

A pesar de la luz verde, los museos estatales, incluidos los más grandes del país, como el Kunsthistorisches Museum, han decidido no reabrir antes del 1 de julio por razones económicas, precisó la secretaria de Estado para la Cultura, Ulrike Lunacek.

Es que debido a la situación creada por la pandemia de la COVID-19, los museos no esperan ser visitados en un futuro cercano por gran parte de su público habitual, como turistas, clases de escolares y estudiantes, o personas mayores de 60 años.

En todo caso, al igual que en las galerías de arte y tiendas ya abiertas, en los museos, bibliotecas y cines se deberán cumplir con las normas de distanciamiento entre las personas impuestas para evitar contagios, así como la obligatoriedad de usar protección de nariz y boca para empleados y público.

Por otro lado, los grandes conciertos y festivales siguen prohibidos al menos hasta el 31 de agosto «por razones obvias, que todo el mundo puede comprender», subrayó Kogler.EFE

Compartí: