Los ciudadanos europeos que descarguen una aplicación móvil de rastreo e información del coronavirus deberán "conservar el pleno control" de sus datos personales, según unas directrices para este tipo de tecnología dadas por la Comisión Europea (CE).


La privacidad y el «uso limitado de los datos personales» deben ser dos de las prioridades de los Estados miembro que decidan desarrollar este tipo de aplicaciones, según subrayó el Ejecutivo comunitario en su comunicado.

«La instalación de una aplicación en el aparato de un usuario debe ser voluntaria y los usuarios deben tener la posibilidad de dar su consentimiento para cada una de las funciones de la aplicación móvil», aseveró la CE.

Para cumplir los requisitos marcados desde Bruselas, los desarrolladores podrán hacer uso de un paquete de herramientas creado en colaboración con los veintisiete y publicado este jueves.

El uso de los datos de los usuarios, además, deberá ser «pertinente y limitado a los fines en cuestión», no deben conservarse «más tiempo del necesario» y contarán con un cifrado que garantice su anonimato.

Para cumplir con la normativa comunitaria en protección de datos, desde la CE aconsejan el uso de la tecnología Bluetooth como medio para obtener «una evaluación más precisa de los contactos entre las personas».

Con esta metodología, las aplicaciones podrán alertar a personas que hayan estado cerca de un paciente infectado, para así realizarse un test o aplicarse autoconfinamiento, sin revelar la identidad de esta persona infectada.

La Comisión también recordó que «se debe establecer claramente desde el principio qué instancia debe rendir cuentas sobre el cumplimiento de las normas de protección de datos personales de la UE» para así garantizar los derechos de los ciudadanos.

Además del rastreo, las aplicaciones podrán contar con «cuestionarios de autodiagnóstico», alertas personalizadas o un «foro de comunicación entre médicos y pacientes de aislamiento voluntario».

Este jueves, los Estados miembros, con el apoyo de la CE, habían consensuado por su parte unas directrices que recomiendan seguir a la hora de poner en marcha ese tipo de aplicaciones, con consejos técnicos para realizar un «seguimiento» en tiempo real del virus.

Insistieron en que el uso de aplicaciones móviles de rastreo para controlar la pandemia de coronavirus debe ser voluntario y anónimo, y que en todo caso deben respetar la privacidad de los ciudadanos y las leyes de protección de datos. EFE

Compartí: