Es uno de los cuestionamientos que afloran en estos tiempos de pandemia. Todo lo que tocamos puede constituirse en una fuente de contaminación: hacer pagos, dar vueltos, así como estar en contacto con superficies u objetos, por lo que el lavado de manos no puede disociarse de las actividades cotidianas del ser humano.


En lo que respecta al dinero, es importante entender que a medida que circula, pasa de mano en mano, puede acumular a su paso muchos microorganismos: bacterias, hongos y virus. En este escenario, la higiene de manos adquiere nuevamente relevancia para hacerle frente a las afecciones que puedan adquirirse por este medio.

Si bien todo lo que entra en contacto con nuestras manos puede ser fuente de contaminación, hasta el momento no se ha demostrado que el contagio del COVID-19 pueda darse a través de los billetes y las monedas.

El SARS-CoV-2 es el virus que transmite el COVID-19, este se expande a través de pequeñas gotas respiratorias (moco o saliva) imperceptibles al ojo humano, que el infectado expulsa al hablar, al toser o estornudar. De esta manera el virus se disemina en el entorno, llegando a los objetos, superficies y personas que se hallan alrededor del enfermo. 

El virus puede adherirse a las manos al entrar en contacto con objetos y superficies contaminadas e ingresa al cuerpo al momento de tocarnos la nariz, los ojos o la boca, consideradas puertas de entrada para el virus. De ahí la importancia de evitar tocarse la cara, no sin antes lavarse correctamente las manos.

¿El dinero debe desinfectarse?

Desde la Dirección de Vigilancia de Enfermedades Transmisibles, la recomendación es mantener en todo momento la higiene de manos. Lavarse bien las manos antes y principalmente después de entrar en contacto con dinero es fundamental. Si no se dispone de agua corriente para el efecto, puede emplearse solución hidroalcohólica (líquida o en gel) al 70% para la desinfección, siempre y cuando las manos no se encuentren visiblemente sucias.

Mientras se manipule billetes, se aconseja no tocarse los ojos, la nariz o la boca, vías de ingresa para cualquier virus respiratorio, incluido el COVID-19.

De ser posible, evitar la utilización de billetes y reemplazarlo por el uso de tarjetas, si es viable evadir el contacto directo, agarrando por el ejemplo con una servilleta limpia.

Para la desinfección de tarjetas se aconseja el uso de toallitas desinfectantes o bien pasar suavemente un paño húmedo con agua y jabón. MSPBS

Tiempo de permanencia de los microorganismos

•       En las manos: hasta lavarlas con agua y jabón.

•       En papel: de 4 a 5 días.

•       En superficies de cartón: 24 horas o más.

•       En vidrio: 4 días.

•       En Aluminio: 2 a 8 horas.

•       En superficies plásticas, metales y acero: 72 horas o más.

•       En superficies de cobre: algunas horas.

Compartí: