El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, volvió una vez más a ignorar las recomendaciones sanitarias de distanciamiento social en medio de la pandemia del coronavirus y participó este domingo de una de las varias manifestaciones que se realizaron a su favor en diferentes ciudades del país.


Foto ilustrativa.

«Estoy aquí porque creo en ustedes. Ustedes están aquí porque creen en Brasil», manifestó el mandatario sobre una camioneta, en un repetitivo discurso en el que volvió a insistir sobre la lucha contra «la vieja política» y en el espíritu «patriótico» de los brasileños.

Bolsonaro se pronunció en Brasilia ante centenas de simpatizantes que después de participar de una caravana de coches se congregaron este domingo en las afueras del Cuartel General del Ejército para manifestarse a favor de una intervención militar, encabezada por el mandatario, en los poderes Legislativo y Judicial.

Sin usar mascarilla ni guantes, pero evitando un contacto físico directo, como sí ocurrió la víspera durante otra manifestación a su favor frente al presidencial Palacio de Planalto, cuando bajó la rampa y saludó de mano a los simpatizantes, Bolsonaro no hizo nada por dispersar la aglomeración y, al contrario, incitó el tumulto.

El ultraderechista se pronunció ante simpatizantes que portaban carteles y gritaban consignas como «Intervención militar con Bolsonaro», «Fuera Maia» -en referencia al presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia- y hacían alusión al «AI-5», el sombrío decreto contra los derechos humanos en la dictadura (1964-1985).

«Ahora está el pueblo en el poder y no queremos negociar nada», enfatizó el mandatario, quien reiteradamente ha ignorado las recomendaciones sanitarias para tomar cuidados durante la pandemia y al comienzo de la misma llegó a calificar el coronavirus como una «gripecita» y un «resfriadito».

Después, el jefe de Estado se mostró contrario a las cuarentenas obligatorias y horizontales impuestas por estados como el de Sao Paulo, el más poblado del país y que con 46 millones de habitantes concentra el 42 % de las 2.388 muertes reportadas hasta el momento, y defendió un aislamiento vertical solo para la población en riesgo.

Esa iniciativa lo distanció de su anterior ministro de Salud, el diputado y pediatra Luiz Henrique Mandetta, de gran aceptación por la mayoría de personas según las encuestas y que gozaba del apoyo de algunos sectores de la oposición, al que terminó dimitiendo esta semana y en su cargo situó al oncólogo Nelson Teich.

Con motivo de las celebraciones del Día del Ejército, centenas de simpatizantes de Bolsonaro convocaron para este domingo manifestaciones a favor del mandatario y en contra del Congreso, la Corte Suprema y de algunos gobernadores contrarios al jefe de Estado en el enfrentamiento al coronavirus SARS-CoV-2, que contabiliza 37.437 casos.

En Sao Paulo, por lo menos dos caravanas movilizaron partidarios de Bolsonaro desde el Parque de Ibirapuera y algunos barrios de clase alta hasta la céntrica Avenida Paulista, donde cientos de manifestantes protestaron contra el gobernador, Joao Doria, un antiguo aliado del mandatario.

Además de esas dos caravanas en la mayor ciudad brasileña y de la de Brasilia, algunas ciudades del interior del estado de Sao Paulo y otras capitales regionales como Río de Janeiro, Salvador, Recife, Natal y Porto Alegre también tuvieron movilizaciones a favor del Gobierno federal y contra las autoridades locales. EFE

Compartí: