El papa Francisco destacó el «trabajo difícil» de quienes cuidan a personas discapacitadas durante la pandemia de coronavirus y animó a rezar por los que «están siempre al servicio» de ellas.


«Ayer recibí una carta de una religiosa que trabaja como traductora de lenguaje de signos para sordomudos y me habló del trabajo tan difícil que tienen los trabajadores de la salud, las enfermeras, los médicos con los pacientes discapacitados que se han contagiado de Covid-19», dijo el pontífice durante la misa que celebró en su residencia de Casa Santa Marta, en el Vaticano.

«Recemos por ellos que están siempre al servicio de estas personas diversamente hábiles, que no tienen las habilidades que nosotros tenemos», agregó Jorge Bergoglio.

Mañana, el Papa volverá a salir del Vaticano por primera vez desde el 15 de marzo, para celebrar en la Iglesia romana de Santo Spirito in Sassia la misa por el denominado Domingo de la Divina Misericordia.

La última vez que Bergoglio salió del Vaticano, donde cumple la cuarentena por el coronavirus, fue para rezar en dos iglesias de Roma por el fin de la pandemia, informó la agencia Télam.

Compartí: