El ministro de Justicia de Brasil, Sergio Moro, conocido por llevar a prisión a Luiz Inácio Lula da Silva como juez, renunció este viernes después de que el presidente Jair Bolsonaro destituyó al director de la Policía Federal.


La renuncia fue anunciada por el propio Moro, quien sugirió que existen «interferencias políticas» en la lucha contra la corrupción, en las que enmarcó la decisión tomada este viernes por Bolsonaro de destituir de la dirección de la Policía Federal a Mauricio Valeixo, un hombre de la plena confianza del ministro.

Moro, quien gracias a dirigir el proceso contra el expresidente Lula se convirtió en una suerte de «paladín» de la justicia, condujo la operación Lava Jato y la mayor parte de la derecha lo recibió como una garantía de lucha contra la corrupción cuando Bolsonaro llegó al poder y lo nombró ministro. EFE

Compartí: