Los países deben fortalecer la vacunación contra la gripe estacional y el sarampión para prevenir cuadros respiratorios y brotes de enfermedades prevenibles mediante vacunación durante la pandemia de COVID-19, indican expertos de la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS).


Estas recomendaciones se ponen de relieve en la víspera de la 18.a Semana de Vacunación en las Américas, que se celebrará del 25 de abril al 2 de mayo con el lema “Ama. Confía. Protege. Vacúnate”. Desde el 2003, más de 806 millones de personas de todas las edades se han vacunado contra una amplia gama de enfermedades peligrosas gracias a esta iniciativa regional que promueve la OPS.

“Las vacunas salvan vidas y deben mantenerse incluso durante la pandemia de COVID-19. Las personas más vulnerables no deben sufrir las consecuencias de no recibir las vacunas que necesitan”, dijo la Directora de la OPS, doctora Carissa F. Etienne. “Felicito a los países de la región que ya han adaptado sus campañas a esta ‘nueva realidad’ y que están haciendo grandes esfuerzos para seguir con la vacunación de una manera segura.”

La vacunación para prevenir un cuadro respiratorio grave por la gripe y para frenar los brotes de sarampión es fundamental si se quiere proteger a las personas y ayudar a los sistemas de salud para que se centren en la respuesta a la COVID-19. Unos 17 países del continente han informado que están usando la plataforma de la Semana de Vacunación en las Américas para vacunar contra la gripe y otros 17 tienen previsto vacunar contra el sarampión.

En la actualidad, tres países del continente —Argentina, Brasil y México— están combatiendo brotes de sarampión al mismo tiempo que deben abordar los casos de COVID-19. La OPS ha recomendado que los prestadores de atención primaria de salud vacunen contra el sarampión sin dejar de tomar las medidas necesarias para proteger a las comunidades y los trabajadores de salud de la COVID-19.

Los trabajadores de salud son los héroes de la vacunación

La vacunación continúa siendo un servicio esencial que debe seguir manteniendo sanas a las personas y reducir la carga en los servicios de salud para que puedan responder de manera más eficaz a la COVID-19.

“La vacunación es clave no solo para nuestras comunidades, sino también para nuestros trabajadores de salud”, señaló Cuauhtémoc Ruiz Matus, jefe de la unidad de la OPS de Inmunización Integral de la Familia. “Los vacunamos para protegerlos y para protegernos a nosotros mismos.” Agregó que este año es recomendable hacer énfasis en la vacunación antigripal para proteger a los grupos vulnerables, en vista de la proximidad del invierno en América del Sur y el contexto de la pandemia de COVID‑19. IP

Compartí: