Descargar el Audio

El doctor Tomás Mateo Balmelli dijo que el objetivo principal de la cuarentena sanitaria era dotar al personal sanitario con insumos para su protección pero que tras el anuncio de que los productos que vinieron de China no corresponden a lo esperado, concluyó que se perdió tiempo. Añadió que el Ministerio de Salud continúa realizando una baja cantidad de testeos y que esto no basta, aún más en zonas fronterizas: "Estamos jugando el partido con los ojos vendados", sostuvo. 


«Alto Paraná tiene una población de 900.000 habitantes y hacen 4 pruebas por día, sabiendo que el enemigo, el virus está ahí al lado. Es mejor no hacer esas 4 a 5 pruebas, debemos aumentar las pruebas en zonas fronterizas. Estamos jugando el partido con los ojos vendados», agregó.

Con respecto a las declaraciones del viceministro Julio Rolón, de que no se puede relacionar el contenido del carguero proveniente de China con la aplicación de la cuarentena, sostuvo que a su parecer no vale la pena hablar sobre eso y que, denota la falta de comunicación que hay. «No puede ser que a los 11 días que llegó el cargamento nos digan que van a rechazar el cargamento pero que no era luego tan importante», afirmó en otro momento de la entrevista.

Sobre los contagios en los hospitales por la falta de insumos dijo que: «En este momento, si una persona en un equipo se infecta, todos los que estuvieron en contacto deben ir a cuarentena por la falta de equipos de bioseguridad y vamos a tener deficiencia del personal médico. Si el técnico en bioquímica que quita las muestras no tiene el equipo de bioseguridad, se va a contagiar y no se va a enterar hasta pasados varios días».

Advirtió que la cuarentena podría extenderse por todo el año pero que se va ir flexibilizando a medida avancemos «pero siempre con el pie en el freno. Este va a ser un año bastante sui generis, desde el momento en que se suspenden las actividades en los colegios, universidades, etc, pero atajamos el avance del virus así. Si seguimos las medidas, podemos tener una epidemia controlada por 6 meses, un año o hasta dos años«.

 

Compartí: