La pintura "Joven de la perla" (1665) muestra a una chica desconocida, quizás producto de la imaginación de Johannes Vermeer, de pestañas marrones apenas visibles, posando delante de una cortina verde y no de un espacio oscuro vacío como se creía hasta ahora, según un estudio publicado este martes.


A través de técnicas no evasivas de imagen y escaneo, como la microscopía digital y el análisis de muestras, los científicos han «personificado» más a la modelo de Vermeer, pero este estudio, el único en 25 años, «no han logrado concluir quién fue la joven, ni siquiera se sabe si llegó a existir», lamenta Martine Gosselink, directora del Mauristhuis, hogar de la conocida como la Mona Lisa holandesa.

El hallazgo más sorprendente para los científicos es que Vermeer pintó a la joven, cuya identidad seguirá siendo un misterio, delante de una cortina verde, un descubrimiento reflejado en un escáner que muestra un pliegue en la parte superior derecha, unas líneas diagonales y unas variaciones de color que sugieren la existencia de una tela doblada.

El paso de los años, desde el siglo XVII, ha provocado que esta cortina vaya desapareciendo, «resultado de cambios físicos y químicos en la pintura verde translúcida», pero su existencia no es rara, no es la única vez que el maestro holandés pintó cortinas en uno de sus cuadros, según Annelies van Loon, investigadora científica del Mauritshuis y el Rijksmuseum.

«La diferencia es que dibujaba las cortinas delante de la gente, y no detrás. En otros cuadros, la cortina es verde oscura, y creemos que el fondo de la ‘Joven de la perla’ era también verde oscuro cuando Vermeer lo pintó», detalla Van Loon.

«En una muestra, vemos que aplicó una capa negra, y, encima, otra capa que contiene pigmentos azules y amarillos, que juntos resultarían en verde, si no fuera porque se diluyeron por la exposición a la luz», añade la investigadora.

Este es solo uno de los cambios que vivió la «Joven de la perla» estos últimos siglos, pero el cuadro también sufrió variaciones durante el proceso de la pintura.EFE

Compartí: