El uso de la nanotecnología permite desarrollar un sistema que elimina del agua en cinco horas los vertidos de los residuos del paracetamol, según un estudio de la española Universidad Nacional de Educación a Distancia (Uned) que publica Nanomaterials.


Un equipo dirigido por la catedrática de Química Inorgánica de la Uned María Luisa Rojas firma la investigación.

El método capta las molécula de paracetamol y las adhiere a nanotubos de carbono donde se descomponen en presencia de óxido de hierro y agua oxigenada, lo que las convierte en “prácticamente inocuas para el ecosistema”.

El proceso elimina “más del 90 % de los contaminantes y dura solo cinco horas”, señala el centro universitario en un comunicado.

Rojas explica que los residuos de paracetamol procedentes de la industria farmacéutica o del consumo humano, al igual que los otros medicamentos, no se destruyen, sino que se vierten al ecosistema, fluyen por los cauces de las aguas y acaban en los océanos.

Se trata de una serie de compuestos orgánicos que se acumula en el agua y que, al igual que los microplásticos, cuesta mucho eliminar, según la investigadora.

Existen distintas fórmulas para intentar minimizar sus efectos en las aguas, pero en ellos el contaminante queda retenido en el material que se ha utilizado como absorbente, por lo que hay que eliminarlo del mismo o destruirlo.

Sin embargo, el método presentado por el equipo de investigadoras concentra en una única fase el proceso de atracción y descomposición del paracetamol, lo que hace “prácticamente desparecer” las moléculas contaminantes.

Otra ventajas de la nanotecnología aplicada es su versatilidad, ya que, con nanotubos similares y los catalizadores adecuados, el proceso podría aplicarse, según la nota, a otros contaminantes orgánicos generados por la industria química, la agricultura intensiva o la producción farmacéutica. EFE

Compartí: