El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, informó este martes de un ligero repunte diario en los fallecidos por el COVID-19 y advirtió del "costo humano" que puede tener una reapertura demasiado rápida de la economía, cuestión por la que a su juicio las proyecciones de muertes en EE.UU. se han revisado al alza "dramáticamente".


El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, informó este martes de un ligero repunte diario en los fallecidos por el COVID-19 y advirtió del «costo humano» que puede tener una reapertura demasiado rápida de la economía, cuestión por la que a su juicio las proyecciones de muertes en EE.UU. se han revisado al alza «dramáticamente».

En su actualización diaria sobre la crisis del coronavirus SARS-CoV-2, el gobernador dijo que entre ayer y hoy hubo 230 fallecidos, cuatro más que el día anterior, aunque las cifras de nuevas hospitalizaciones e intubaciones siguen a la baja y, en conjunto, el estado en el epicentro de la pandemia está «sin duda bajando la montaña».

Según los datos oficiales de Nueva York, ha habido casi 20.000 fallecidos en el estado, mientras para que la Universidad Johns Hopkins, que ofrece un recuento más exhaustivo, los fallecidos representan casi 25.000 de los prácticamente 70.000 registrados en Estados Unidos.

Cuomo enfatizó que la estrategia de contención de contagios está funcionando, pero depende de las acciones que se «tomen hoy», y en ese sentido aseguró que la cuestión «de fondo que se está debatiendo» al hablar de una reapertura económica en todo el país es la de «cuánto vale una vida humana».

«Hay un costo de mantenernos cerrados, un costo económico y personal, pero también hay un costo de reabrir rápido. Cuanto más rápido abramos, más bajo será el costo económico, pero más alto el costo humano, porque se perderán más vidas. Esa es la decisión que realmente estamos tomando, cuál es el equilibrio y cuál es el intercambio», explicó.

PROYECCIONES AL ALZA

El gobernador instó a observar los modelos de proyecciones de fallecidos que «recientemente han cambiado y se han incrementado dramáticamente porque están teniendo el cuenta el factor de los planes de reapertura, y destacó que el Gobierno federal ha incrementado su estimación de nuevos casos de contagios diarios de 25.000 a 200.000 para junio.

También remitió al modelo IHME (siglas en inglés de Institute for Health Metrics and Evaluation), respaldado por la Fundación Gates y que utiliza la Casa Blanca, que a principios de abril proyectaba que habría unas 60.000 muertes hasta principios de agosto y en una revisión realizada ayer sitúa la cifra en 134.000 muertes por la «movilidad» social que se espera en 31 estados que reabrirán progresivamente este mes.

«Es una bonita manera de decir que si aceleras la reapertura tendrás a más gente entrando en contacto con otra gente, al relajar la distancia social. Cuanta más gente en contacto, más alta la propagación del virus. Cuanta más gente infectada, más gente muere. Y por eso los modelos de proyección van hacia arriba», agregó.

En cuanto a la reapertura, también hizo referencia al reinicio del curso escolar y dijo que el estado está colaborando con la Fundación Gates para convocar expertos y «desarrollar un plan para reimaginar la educación en la nueva normalidad» en el que primará el uso de la tecnología e ir a clase en un edificio físico es un «modelo viejo».

CRÍTICAS A TRUMP

Por otra parte, Cuomo criticó una entrevista del presidente Donald Trumo en el New York Post en la que consideró injusto dar «rescates» a los estados demócratas y recordó que ha dado ayuda a las aerolíneas, pequeñas empresas u hoteles pero no a los gobiernos estatales y locales que deben financiar a la policía, educación o sanidad, y en última instancia los planes de reapertura.

Arremetió, así, contra la «disfunción» de Washington: «Tienes el Congreso controlado por los demócratas y el Senado controlado por los republicanos, a menos que consigas un acuerdo bipartidista no vas a aprobar leyes, y si no apruebas leyes el gobierno federal no funciona, y eso hace virtualmente imposible que los gobiernos estatales funcionen. Ni los locales».

En la misma línea, esta mañana el alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, calificó a Trump de «hipócrita» y lo acusó de «apuñalar por la espalda» a su urbe al rechazar dar financiación a la ciudad y al estado, y «poniendo al partido por delante de las necesidades de la nación» en medio de la crisis del coronavirus, que ha desequilibrado los presupuestos de las autoridades. EFE

Compartí: