La economía australiana estará a partir de julio en funcionamiento de manera segura tras superar la pandemia de la COVID-19, según la estimación anunciada por el primer ministro de Australia, Scott Morrison.


El país oceánico comenzó la semana pasada a levantar algunas de las restricciones impuestas para evitar la propagación del nuevo coronavirus, que ha infectado en el país a 6.869 personas, incluidos 96 decesos.

El Ejecutivo ha establecido tres fases para la desescalada, si bien los ocho territorios que conforman la nación tendrán un avance desigual debido a que algunos llevan días sin registrar nuevos infectados con la COVID-19.

El gabinete estima que para julio la economía australiana esté operativa de manera segura, tras analizar los resultados de varios informes de expertos, destaca un comunicado emitido anoche por la Oficina del Primer Ministro.

Aunque reconoce que algunas medidas sanitarias, entre ellas la distancia social y las restricciones de viajes al extranjero, deberán permanecer durante más tiempo.

La pandemia ha golpeado duramente a la economía australiana, en especial al sector turístico y educativo, y se encamina hacia su primera recesión en los últimos 30 años.

El Banco para la Reserva Federal de Australia estima que el PIB bajará un 6 % durante 2020 y la tasa de desempleo puede llegar al 10 %.

Para contrarrestar la caída de la economía, el Gobierno ha aprobado varios fondos multimillonarios de apoyo a empresas y trabajadores.

«Tenemos casi 100 fallecidos, cada una de estas pérdidas es una tragedia. Pero comparado con lo que sucede en otros países, estamos mejor. Lo que necesitamos ahora es que la gente regrese a sus trabajos», apuntó hoy Morrison en una entrevista con la emisora local 2GB.

El mandatario aseguró en la radio que busca la fórmula para crear un millón de puestos de trabajo, «abrir los negocios» y a la vez «mantener la situación sanitaria bajo control».

El dirigente también señaló que hasta el momento más de 5 millones de personas, de los 25 millones de habitantes del país, se han descargado la aplicación de rastreo que ayuda a las autoridades a controlar posibles focos de la COVID-19. EFE

Compartí: