Personas privadas de libertad (PPL) de la Penitenciaria Regional de Misiones elaboraron los insumos en el marco del plan de acción para prevenir el COVID-19. Parte de los equipos de bioseguridad y los tapabocas fueron entregados a los profesionales de la salud que se desempeñan en la VIII Región Sanitaria.


Se trata de 13 PPL voluntarias que han decidido contribuir a la causa con la producción de 103 batas de bioseguridad fabricadas en 5 máquinas de coser del taller penal e insumos proporcionados por el Ministerio de Justicia, con telas proveídas por el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social.

Los trajes de aislamiento elaborados bajo patrones estándares son impermeables, con mangas largas, de cuello alto y cubren hasta el tercio medio de la pierna. Los mismos pasan a engrosar otro volumen de equipos de bioseguridad médica confeccionados con anterioridad, como el de los 50.000 tapabocas hechos por los mismos trabajadores intramuro y entregados a empresas privadas y diversos hospitales del país.

Desde el penal, las PPL se sienten comprometidas en apoyar ante la crisis que se vive con la pandemia y acuden al taller con ganas durante largas horas sin parar para poner manos a la obra con la confección de los insumos.

Compartí: