Europa se prepara para abrir sus fronteras internas cerradas a causa del coronavirus, en un intento de impulsar la economía y, en particular, el sector turístico, muy dañado a nivel mundial por la COVID-19.


En un continente donde la industria turística representa el 10 % del PIB y donde el verano está en puertas con la consiguiente temporada alta del sector, la Comisión Europea (CE) presentó hoy sus recomendaciones para reabrir gradualmente las fronteras internas del bloque comunitario.

REAPERTURA GRADUAL EN EUROPA Y CON PROTOCOLOS DE SEGURIDAD

Según la iniciativa de Bruselas, que sigue a las decisiones al respecto ya tomadas por algunos países, la desescalada se llevaría a cabo en tres fases y con corredores seguros entre países con situaciones similares.

En la primera, la fase 0, la actual, hay restricciones de movimiento generalizadas entre Estados. En la 1 empezarían a eliminarse obstáculos y estaría garantizado el desplazamiento entre países en condiciones similares, para en la 2 levantarse todos los controles y recuperarse la normalidad, siempre teniendo en cuenta la situación epidemiológica de cada zona.

Además, la Comisión recomienda el uso de mascarilla en todos los medios de transporte y que se respete la distancia de seguridad, así como protocolos sanitarios para hoteles y otros alojamientos

Previamente, Francia y el Reino Unido han alcanzado un acuerdo para no exigir cuarentenas a quienes transiten entre ambos países, mientras que España aplicará a partir del 15 de mayo una cuarentena de 14 días a los viajeros que lleguen de otros países.

Compartí: