Las autoridades de salud de Costa Rica informaron este lunes que comenzaron la aplicación de un tratamiento a base de plasma de personas recuperadas del COVID-19, a pacientes positivos que se encuentran hospitalizados.


Foto ilustrativa.

El presidente ejecutivo de la Caja Costarricense se Seguro Social, Román Macaya, afirmó en conferencia de prensa virtual que esta terapia fue aplicada a una mujer de 37 años, vecina de La Cruz, provincia de Guanacaste (Pacífico norte) quien fue internada el pasado jueves.

«Tomamos plasma de un paciente recuperado y se le hace una transfusión a un paciente que está activo con el virus para tratar de neutralizar la propagación del virus en el cuerpo de ese nuevo paciente», destacó Macaya.

El funcionario explicó que actualmente no existe un tratamiento altamente eficaz para la recuperación de las personas con COVID-19, por lo tanto, los pacientes infectados crean anticuerpos para eliminar el virus del organismo, y esos anticuerpos permanecen en el plasma de la sangre.

La mujer que fue transferida al Centro Especializado de Atención de Pacientes con COVID-19 (CEACO) para el procedimiento recibió la primera dosis de suero a base de plasma el sábado y una segunda dosis el domingo.

Este suero es elaborado por el Instituto Clodomiro Picado de la Universidad de Costa Rica, el cual utiliza una técnica similar a la que aplica en la creación de antivenenos de serpientes, su especialidad.

Según las autoridades, el suero de plasma convaleciente se usará como tratamiento para aquellos pacientes COVID-19 que tengan una condición severa o crítica, con menos de 14 días de estar internados y que cumplan otros criterios médicos para recibir el tratamiento.

«La paciente muestra una evolución positiva pero es en este momento muy temprano de anunciar el resultado. Son pocos los países en el mundo que tienen esta capacidad (…) al día de hoy tenemos 61 bolsas de plasma convaleciente que se han tomado de 25 donantes, quienes llegan de forma voluntaria a donar sangre», dijo Macaya.

Esta es una de tres estrategias que Costa Rica implementa como país para tratar de desarrollar un tratamiento propio. El primero de ellos el plasma aplicado a infectados con el virus y el segundo tomar una mayor cantidad de plasma de los pacientes purificar los anticuerpos y estandarizar la potencia para luego hacer inyecciones de esos anticuerpos purificados.

La tercera acción es el desarrollo de anticuerpos en caballos para que sean hiperinmunizados y obtener una mejor potencia neutralizadora del virus. Para todos ellos todavía es temprano decir si van a funcionar, pero «no hay razón para descartarlas y las tres están siendo desarrolladas en el país», sentenció Macaya.

ACTUALIZACIÓN DE DATOS

Costa Rica contabiliza hasta este lunes 951 casos positivos de coronavirus COVID-19, 21 más en las últimas 24 horas. Del total se han recuperado 628 personas (66 %) y 10 han fallecido (1 %).

Además, se han descartado 15.627 casos sospechosos.

El ministro de Salud, Daniel Salas, confirmó que hay quince pacientes hospitalizados, de los cuales dos se ubican en unidades de cuidados intensivos.

Ante el control de la transmisión del virus, Costa Rica comenzó el pasado 16 de mayo la primera de cuatro fases de un plan de desescalada de las restricciones a actividades económicas, y tiene previsto comenzar la segunda el próximo 1 de junio. EFE

Compartí: