El Ministerio de Sanidad de Rusia reconoció hoy por primera vez el fallecimiento de 101 sanitarios desde el comienzo de la pandemia del coronavirus, aunque otras fuentes cifran el saldo mortal entre el personal médico en más de 300.


«Solicitamos a las regiones que nos confirmaran los sanitarios muertos. El pasado viernes en esa lista había 101 personas confirmadas», dijo Ludmila Letnikova, directora del departamento de Salud Pública, Comunicaciones y Experiencia Médica de Sanidad, a la prensa local.

Letnikova subrayó que el ministerio lleva un registro de muertes entre el personal sanitario, que se sirve de fuentes como la Seguridad Social , los medios de comunicación y la Lista de la Memoria elaborada por un grupo de médicos.

Además, indicó que 823 sanitarios que combaten la pandemia en primera línea ya han recibido el pago adicional prometido por el presidente ruso, Vladímir Putin.

Según informó hoy el sindicato del sector, cerca de 10.000 sanitarios habrían caído enfermos debido a la COVID-19.

Uno de los participantes en la Lista de la Memoria, Alexéi Erlij, declaró la pasada semana a Efe que lejos de Moscú  «el déficit de equipos de protección para el personal médico es gravísimo».

«El mayor problema al que nos hemos enfrentado durante la pandemia es el deseo de los funcionarios de maquillar las cifras. La falta de transparencia es muy peligrosa para la salud pública», aseguró.

La Lista de la Memoria, una forma de rendir tributo a sus colegas caídos en acto de servicio en la vanguardia de la lucha contra la pandemia, saca a la luz las penurias del sistema sanitario ruso, aunque también incluye a algunos especialistas extranjeros muertos en Rusia o en repúblicas vecinas.

En estos momentos, la lista incluye a 293 -de ellos más de un centenar en Moscú y la región de Moscú, el epicentro de la pandemia en este país- y 12 especialistas extranjeros.

El caso más llamativo es la república de Daguestán, en el Cáucaso, donde se ocultó el número de casos de la COVID-19 hasta que el muftí se dirigió al presidente para denunciar una «catástrofe» sanitaria.

A día de hoy, la Lista de la Memoria cifra en casi medio centenar los sanitarios muertos en esa república bañada por el Caspio.

De acuerdo con esa lista, sólo Estados Unidos, con unos 400 sanitarios muertos, superaría a Rusia, donde los casos de la COVID-19 ascienden hoy a 362.342 y los decesos a 3.807.

De acuerdo con un sondeo realizado por el canal de televisión independiente Doctor, un 83 % de los médicos que trataban enfermos con la COVID-19 se quejaba de la falta de medios de protección y más del 60 % admitía que había estado en contacto con pacientes sin estar debidamente protegido.

Además, un tercio de los médicos consultados por otro medio independiente admitía haber sido presionado por sus superiores para manipular los diagnósticos con el fin de reducir el número de muertos por el coronavirus.

La situación ha llevado a muchos sanitarios a abandonar sus lugares de trabajo, a protestar públicamente o a supuestos suicidios; tres médicos han caído de ventanas en abril y mayo.

Putin prometió a los médicos 80.000 rublos (1.000 euros), a los médicos de Urgencias 50.000 rublos (640 euros) y al personal sanitario medio, los conductores de ambulancias y enfermeros 25.000 rublos (320 euros) como compensación por el riesgo que asumen. EFE

Compartí: