Cada 31 de mayo es recordado el “Día Mundial sin Tabaco”; esta fecha promueve la concienciación sobre los efectos nocivos y letales que causa el consumo de tabaco y la exposición del mismo.


El Prof. Dr. Víctor San Martín, Neumólogo  del Hospital de Clínicas, explicó acerca de los efectos que causa el tabaco en los fumadores, recalcando que no solo el aparato respiratorio se ve afectado por el consumo, sino que también puede desencadenar otras complicaciones en el cuerpo humano.

Los efectos del humo producido por el tabaco están en directa relación con el volumen de exposición, el tiempo y consumo del mismo. El daño generado puede ser múltiple en el organismo desde el momento que sea vía inhalatoria, por absorción en la mucosa bucal, haciendo que los componentes del humo pasen por el torrente circulatorio y se distribuyan por el cuerpo.

Comúnmente el efecto nocivo se ve asociado con problemas a nivel del aparato respiratorio, pero afecta además el sistema cardiovascular, pudiendo ser considerado como un riesgo ante las complicaciones si la persona contrae el virus del COVID-19.

Efectos nocivos del tabaco en el cuerpo humano

“Según datos estadísticos a nivel general el daño causado en el fumador o en el expuesto al tabaco es el doble en el área del aparato cardiovascular que en el aparato respiratorio; esa relación se invierte cuando hablamos en porcentajes de muertes por consumo del mismo, en esos casos, sí tiene relación directa al cáncer de pulmón y a las enfermedades pulmonares”, mencionó el Prof. Dr. Víctor San Martín.

En cuanto al aparato cardiovascular, se ve afectado el endotelio que son las células que recubren las arterias del cuerpo, y que están directamente relacionados con la hipertensión arterial, isquemias a nivel del miocardio e infartos,  así como las enfermedades arteriales que desencadenan en el cerebro casos de aneurisma y accidentes cerebro vascular (ACV).

El consumo de tabaco afecta a las extremidades del cuerpo, causando dificultades en la marcha o movimientos, llegando en ciertos casos a la necrosis. Además, se ve que puede afectar el aparato reproductor masculino, causando impotencia sexual en un 40% de los fumadores.

Otras partes del cuerpo como la piel y los huesos también se ven afectadas en los fumadores, propiciando así enfermedades como la osteoporosis, y en casos de las lesiones hacen que se dificulte su cicatrización.

En las mujeres fumadoras el daño se puede presentar en el cuello uterino y la mama, interfiriendo en los mecanismos de defensas contra el cáncer, facilitando su progresión.

Órganos como el páncreas, ojos, laringe, lengua, se ven también expuestos ante el consumo del tabaco, propiciando la aparición temprana de diabetes, cataratas o cáncer de boca.

Enfermedades como enfisema, bronquitis crónica, cáncer pulmonar o crisis de asma componen el 80% de las causas por tabaquismo, el 20% restante se deben a temas relacionados por la contaminación.

Tratamiento

En lo que respecta al tratamiento del fumador,  es indispensable que la persona se encuentre predispuesta a cambiar su estilo de vida.

Entre las opciones se destacan la terapia farmacológica que consta a nivel internacional de medicamentos como la vareniclina, bupropión y la terapia sustitutiva de nicotina como los parches o gomas de mascar, además del apoyo psicológico que deben tener las personas.

Cabe mencionar que la Cátedra de Neumología del Hospital de Clínicas ofrece atención y asesoramiento médico para aquellas personas que tomen la decisión de dejar el hábito de fumar.

 

Compartí: