El Ministerio de la Niñez y Adolescencia (Minna) habilitó hoy su Centro Abierto Refugio en el marco del #OperativoInvierno. El mismo se encuentra en la ciudad de Luque y cuenta además con el aval del Ministerio de Salud, para su funcionamiento como refugio transitorio.


Participaron del acto de habilitación, los viceministros Walter Gutiérrez de planificación y Eduardo Escobar, de protección de derechos; Eduardo Sosa, director general de protección y promoción de derechos, Norma Molinas, coordinadora del Programa de Atención Integral de niñas, niños y adolescentes en situación de calle (Painac) y funcionarios del Minna.

El viceministro de Protección de Derechos, Eduardo Escobar Said, expresó en el acto de apertura desarrollado en la jornada que la habilitación se realiza para responder a la necesidad de dar solución a la problemática emergente, agravada por la emergencia sanitaria, y que pretende atender a una población objetivo, sumamente comprometida, que son los niños, niñas y adolescentes en situación de calle; por eso este centro, ofrece un espacio acogedor.

El centro cuenta con una capacidad para proteger a 10 niñas, niños y adolescentes (NNA) en principio, y teniendo en cuenta el estricto protocolo sanitario para evitar el contagio por la covid-19; posteriormente se habilitará el centro para albergar a 20 NNA.

A su turno la coordinadora del programa Painac, Norma Molinas, comentó sobre el funcionamiento y alcance del centro que funciona las 24 horas, de lunes a lunes, con el fin de brindar protección a niñas, niños y adolescentes que viven en las calles, indígenas o no.

Dijo que posteriormente se realizará una evaluación con el equipo técnico del centro, entre los cuales se encuentran, trabajadores sociales, psicólogos, educadores, que evaluarán la situación de cada niño en particular y si el caso requiera, por ejemplo, consulta en salud.“Aquí recibirán los servicios de alimentación, higiene, un espacio acogedor para dormir y la posibilidad de enlazar con otros dispositivos de protección que tenemos. El centro es como la puerta de entrada de los niños en situación de calle”, afirmó Molinas.

“Nosotros podemos realizar la derivación, pues tenemos un trabajo previo con el Ministerio de Salud y el Centro Nacional de Tratamiento de Adicciones. De acuerdo al perfil de cada niño o adolescente, hacemos el nexo con la familia, evaluamos el vínculo, si está deteriorado, porque están en calle, etcétera”, manifestó la coordiandora.

Así sostuvo se evalúa derivar el caso a un Centro Transitorio de Protección, el Centro de Convivencia Pedagógica Ñemity u otro dispositivo en convenio con el ministerio, como por ejemplo el Hogar Madre Tierra, ubicado en la ciudad Paraguarí o el Centro Terapéutico Vida Sana en Encarnación. “Siempre teniendo en cuenta el interés superior del niño y su bienestar inmediato”, resaltó.

Durante el #OperativoInvierno del año 2019, se llegó a proteger a casi 50 niñas, niños y adolescentes en situación de calle, en su mayoría de pueblos originarios, los cuales fueron derivados al albergue Kuarahy Rese, desde donde se fortaleció el vínculo con su comunidad de origen. Este año y debido a las medidas sanitarias por la covid-19, aún no se han reportado niñas, niños o adolescentes en situación de calle.

Fuente: Agencia IP

Compartí: