Descargar el Audio

La comisaria principal María Elena Andrada, jefa del Departamento de Relaciones Públicas de la Policía Nacional sostuvo que los oficiales que intervinieron en el caso del menor baleado actuaron en base a la sospecha de que había algo raro y que la falta de experiencia les jugó "una mala pasada". "Dentro de sus intenciones no habrá estado jamás dispararle a un niño", dijo. 


Tras la persecución, el vehículo registró al menos seis impactos de bala, de los cuales tres dieron contra el menor de 6 años de edad, que se recupera favorablemente en el Hospital de Trauma.

Con respecto al uso del arma, al comisaria explicó que está restringido a cuando la vida del oficial está en juego. «Eso yo no justifico, muchos dicen que falta preparación, hasta el hartazgo nos hablan sobre el uso del arma pero del dicho al hecho hay un largo trecho y las responsabilidades y la toma de decisiones son de índole personal, penosamente en este caso», afirmó.

Con respecto a las barreras afirmó que un ciudadano no está obligado. «En este caso, se ve en el video que a unos 20 metros da una vuelta en U y huye. Llama la atención, es una presunción por la actitud que está tomando. Siempre partimos del peor escenario, este es un caso aislado que lastimosamente tuvo este desenlace. Este tipo de hechos hace que el personal policial sospeche del por qué la persona no llegó al control. Por qué no llegó y dijo ‘Señores, me olvidé mi teléfono debo retomar, la comunicación es esencial», acotó la comisaria.

 

Compartí: