Durante la cuarentena se ha incrementado las denuncias por violencia intrafamiliar en nuestro país, es por eso que el Prof. Dr. Julio Torales, Jefe Interino de la Cátedra y Servicio de Psiquiatría del Hospital de Clínicas, explica  sobre los distintos aspectos que pueden ser propulsores de estos comportamientos.


Existen muchos tipos de violencia intrafamiliar, estos pueden darse entre las parejas, padres, hijos o entre las personas que conviven en un seno familiar, estos actos violentos se presentan en la  agresión física, sexual, psicológica e incluso en el ámbito económico.

No pensemos que la violencia solo puede manifestarse de manera física o sexual, a veces estas se presentan de otras formas, como la psicológica, donde la víctima sufre maltratos sobre su capacidad intelectual o en cuanto al lado económico, cuando no puede ser partícipe de ayudar económicamente en el hogar o se le niega ayuda de esa índole”, acotó el especialista.

Para detectar los posibles casos de violencia intrafamiliar, es importante estar atento a los signos de alarma, que pueden presentarse generalmente con el aislamiento de una persona con su entorno social. Se debe tener en cuenta que durante la cuarentena este aislamiento puede darse cuando la víctima evita llamadas de familiares o no responde mensajes, entre otros.

También se debe destacar cuando la violencia se torna física, por lo general la víctima utiliza ropas o accesorios que puedan cubrir los moretones. Todo cambio de conducta como el retraimiento social es señal de que una persona  pueda sufrir violencia y por eso su entorno cercano ya sea de parientes o amistades debe estar en alerta ante estos cambios.

Una persona que es víctima de violencia intrafamiliar puede pedir ayuda a las instituciones que ponen sus servicios de “fonoayuda” como el Ministerio de la Mujer o el Ministerio de la Niñez y la Adolescencia, así también puede denunciar en cualquier comisaría o acudir hasta un centro hospitalario en casos de lesiones graves, donde se elevará un informe médico y se remitirá a la parte policial.

¿Puede una persona ser violenta repentinamente?

Por lo general una persona ya posee ciertos patrones de violencia que son aprendidos durante la infancia, estos no se dan de manera repentina, a veces se encuentran preexistentes y aparecen ante una situación de estrés, lo cual puede ser disparador de forma negativa por diversos motivos.

 En el caso de que la persona que actúa con violencia pueda iniciar un cambio en su comportamiento, primeramente el victimario debe reconocer el problema, así como su entorno cercano.  De esta manera se puede buscar ayuda a través de terapias con psicólogos o psiquiatras, dependiendo cada caso, para orientar y realizar un tratamiento oportuno tanto para las víctimas como los victimarios.

En cuanto a la convivencia diaria en el hogar, el Prof. Dr. Torales, destacó que es importante que la familia se haga de rutinas para la realización de las actividades, tanto del ámbito escolar o del trabajo.

“La cuarentena nos puso a todos a prueba, actualmente existen muchas dificultades en lo económico, académico e incluso afectivo,  por eso  es importante que, cada miembro de la familia pueda encontrar un espacio dedicado a ellos mismos, como un tiempo para relajarse, buscando cosas que sean de su agrado y de esta forma desestresarse”, mencionó.

Entre las recomendaciones el especialista comentó que, el sistema de rutina ayuda a hacer pasar esa sensación de que todos los días sean iguales, el vestirse adecuadamente para las clases o el teletrabajo, dejando de lado los pijamas, hace que las actividades dentro del hogar sean más llevaderas, también el establecer horarios y espacios físicos dentro de las posibilidades contribuyen a mejorar  la convivencia durante la cuarentena.

Cabe recordar que la Cátedra y Servicio de Psiquiatría del Hospital de Clínicas realiza atenciones a través de la plataforma de “Telepsiquiatría” y también por medio de la línea habilitada para  contención telefónica destinado a  las personas que necesiten ayuda profesional.

Compartí: